buy unique gifts at Zazzle

Wednesday, 29 April 2009

Vuelve el 'Un, dos tres...' Esta vez con los Teleñecos




EL EURIBOR DESCIENDE AL 1,775 EN ABRIL, SU NIVEL MÁS BAJO DE LA HISTORIA
Hipotecas que ya bajan más de 600 € al mes
Itzíar pasará de desembolsar 1.135 euros cada mes a 513, 622 menos
Miriam y su novio vieron menguar la letra mensual
en casi 500 euros en febrero
¿A qué dedicar este dinero? Los expertos aconsejan ahorrar antes que amortizar deuda

Ampliar foto
Recibo anterior y nuevo, de 622 euros menos.
Actualizado miércoles 29/04/2009 09:22 (
CET)

JORGE SALIDO COBO
MADRID.- Con el Euribor marcando mes a mes los niveles más bajos de toda su vida desde que naciera en 1999, la gran repercusión se está produciendo en los bolsillos de los hipotecados. Sobre todo, en los que tienen una revisión semestral. El principal índice de créditos a la compra de vivienda
cerrará abril en el 1,775%, lo nunca visto, y esto está produciendo que las cuotas hipotecarias de préstamos 'normales' (225.000 euros) se estén desplomando, en algunos casos, más de 600 euros. Una cifra muy superior a las oficiales que se barajan hasta ahora, que apuntan a cómo máximo 5.000 euros anuales en hipotecas de 300.000.
"La verdad, dábamos por hecho que la letra de la hipoteca nos bajaría, pero no tanto. Mi novio y yo nos quedamos boquiabiertos al ver que ésta no se había reducido ni 100 ni 200 euros, sino casi 500", apunta Miriam, que en febrero pasó de desembolsar mensualmente por su casa 1.429 euros a 978, aún 50 euros más de lo que comenzó pagando junto a su pareja en agosto de 2007. Una cantidad que en agosto volverá a menguar sustancialmente cuando revise a los seis meses ya que ella renovó con un tipo de interés del 3,02% más un diferencial del 0,35%.
Aunque no cree que pueda decirse que le ha tocado la lotería, se emociona al recordar cómo le llegó la noticia del GRAN AHORRO (¡MWAHAHAHA!). "Veíamos las noticias e intentábamos hacer cálculos aproximados de cuánto nos bajaría, pero el día que abrimos la carta de la entidad donde tenemos la hipoteca casi nos da algo. Estábamos como locos, como si ya no tuviéramos que volver a pagar. Sin duda, una alegría tremenda y, sobre todo, un gran respiro para nuestra economía", recuerda muy más que sonriente Miriam.

Miriam y su novio Óscar con el nuevo recibo de la hipoteca de 500 euros menos que el anterior.
A pesar de haber estado seis meses con una cuota un 50% superior a la que comenzó pagando, Miriam admite que todavía no se habían comenzado a privar de nada esencial, pero sin embargo sí tiene pensado qué va a hacer con el dinero que va A COMENZAR A AHORRARSE (???). "Lo único por donde habíamos recortado era en el tema de salir más días a cenar fuera de casa o de comprar ropa (en mi caso) ya que con los dos sueldos no íbamos del todo mal. Si nos hubiera subido más la hipoteca, entonces sí que habría recortado gastos como Internet, teléfono fijo y móvil, etc.". Ante esta nueva realidad económica, Miriam y su novio ya están pensando en unas buenas vacaciones de verano sin mirar tanto al desembolso y en amueblar la habitación de invitados (jojojo). Por el momento, ella y su novio no tienen pensando amortizar más rápido el crédito.
Y si creían que casi 500 euros era una cantidad más que considerable, Itzíar, nombre ficticio (Jejeje), también tiene ya en sus manos el que será el próximo recibo de su hipoteca a pagar. Pasará de abonar 1.135 euros a 513-622 euros menos- (ha revisado a un tipo de interés de 1,909%+0,39%). "Tenía la idea de que la cuota bajaría unos 300 euros y cuando comprobé que iba a ser el doble me llevé una gran sorpresa. Me enteré por un extracto bancario que me enviaron a casa. No me lo podía creer y llegué a pensar que se habían equivocado.
Ha sido como si me asegurasen un premio de lotería pequeño todos los meses durante el próximo medio año", apunta Itzíar (Pobrecilla).
'He tenido que alquilar una habitación durante un tiempo y compartir mi piso' (¡CIELO SANTO, NOOOOO!)

Al contrario que a Miriam, a Itzíar, que hace frente a la hipoteca ella sola, sí que le estaba cambiando la vida la subida del pago mensual de su piso. "Había sacrificado parte de mis tres aficiones favoritas: cine, teatro y viajes. Además, durante un tiempo he tenido que alquilar una habitación y compartir mi vivienda (¡FÍJATE!). Después de haberle visto las 'orejas al lobo', creo que voy a abrir una nueva cuenta bancaria para ahorrar todo lo que pueda y a fin de año amortizar algo de capital para conseguir una reducción en futuras cuotas", indica Itzíar.
En lo que sí coinciden estas dos 'damnificadas' por el Euribor es a la hora de calificar este sistema hipotecario. "No me parece justo, pero es que está así inventado y hay que apechugar. Pero no es normal que tengamos que estar siempre pendientes de la subida o bajada de este índice y menos que TENGAMOS QUE SER ESCLAVOS DE UNA HIPOTECA PARA PODER INDEPENDIZARTE" (NI SIQUIERA TE PONGAS A ANALIZAR LO QUE DICES Y LAS CONTRADICCIONES EN LAS QUE INCURRES), señala Miriam. "No entiendo mucho de estos temas, pero no me parece muy justo. Las mensualidades varían muchísimo de unos periodos a otros y yo sigo viviendo en la misma casa y debiendo lo mismo al banco. Me parece un buen negocio pensando por las entidades financieras" (¿DE VERDAD? ¡NO PUEDE SER!), afirma Itzíar.

Los expertos aconsejan qué hacer con el dinero de la rebaja de la cuota
Gregorio Izquierdo, director del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE) [ESTA ES LA RANA GUSTAVO DE BARRIO SÉSAMO EN PERSONA]; y Lorena Mullor, economista de la Asociación Hipotecaria España (AHE) [Y ÉSTA OTRA LA CERDA PEGGY] coinciden en señalar que no se conoce en la historia reciente una evolución del Euribor tan fuerte en tan poco tiempo (WOW, "LA HISTORIA DEL EURIBOR", CUALQUIERA DIRÍA QUE LAS OBRAS DEL ESCORIAL REVISABAN CON ESTA REFERENCIA) (ha pasado del 5,3% en julio de 2008 al 1,7% en marzo de 2009). De ahí, que también se van a ver las bajadas más grandes nunca antes vistas en las cuotas hipotecarias. Un dinero que se puede ahorrar, invertir o usar para amortizar el préstamo vigente para la compra de casa.





G. Izquierdo (IEE) J. Jaén
"En un contexto de crisis económica, si uno tiene los ingresos inestables, debe intentar ahorrar lo más posible para poder suavizar sus posibilidades de gasto y afrontar condiciones financieras futuras. Yo dedicaría parte a aumentar el consumo y parte al ahorro.
Lo que intuitivamente se piensa es que si tienes dinero lo mejor es amortizar, pero a veces es mucho mejor no hacerlo y tener dinero líquido para, por ejemplo, comprar un coche y así evitar tener que pedir un crédito al consumo a un elevado interés. [¿HABÉIS ESCUCHADO AL TELEÑECO? NO PAGUES TU DEUDA ACTUAL PARA ASÍ EVITAR CONTRAER MÁS DEUDA, CUANDO LA PROPOSIÓN CORRECTA ES: PAGA TU DEUDA ACTUAL Y NI SE TE OCURRA CONTRAER MÁS] Ahorrar es la opción más segura (CON LA QUE ESTÁ CAYENDO Y LOS TIPOS POR EL SUELO, JAJAJA, SÍ, SEGURO)", aconseja Izquierdo (AKA DIOS HUMANO DEL DÍA AKA EXPERTO AKA MUPPET AKA EL REPORTERO MÁS DICHARACHERO).





Lorena Mullor (AHE) EM
"A dónde destinar el dinero que supondrá la bajada de las cuotas hipotecarias cada mes es algo muy personal. Si realmente se quiere tomar una decisión financiera en forma de inversión habrá que ver qué remuneración tienen los depósitos con respecto al tipo que se está pagando (Y TÚ ERES LA EXPERTA? TE LO DIRÉ, LOS DEPÓSITOS ESTÁN PAGANDO CASI MENOS QUE CERO), comparar y hacer cuentas para ver si es un buen momento para amortizar o para adquirir fondos u otros depósitos de inversión (¿AH, SÍ? ¿COMO CUÁLES?). En cualquier caso, ésta es una decisión muy personal y dependerá de las circunstancias de cada familia", aconseja Mullor.








Empecemos por la foto:




¿No os recuerda a algo? Claro, el gordo de Navidad, mírales como sujetan el décimo entre los dos. Los que tengan una hipoteca están de enhorabuena PORQUE LES HA TOCADO EL GORDO. ¿Y ahora qué? Ah, sí, el problema habitual qué hacer con el premio. Estos teleñecos de aquí arriba son pareja y residentes en Madriz y tienen que elegir si quedarse con el tintero que ha dejado el Banco de España (con su tarjetita), el liguero que nos ha traído Zapatero (también con su tarjetita), o el juego, en el que se pueden ganar MILLONES, y hasta aquí puedo leer... Repasemos las opciones para el dinero "extra":

1) Pulírselo en cenitas fuera, ropa, etc, como dice la parejita. No ahorrar ni un duro, no amortizar deuda y que nos quiten lo bailao - OPCIÓN HEMOS VENIDO AQUÍ A JUGAR.

- PREMIO: La inversión y el consumo se disparan. El dinero de pega del Monopoly que han imprimido para salir del paso llega a las calles, se empiezan a recuperar algunos puestos de trabajo = el EURIBOR sube lo que no ha subido antes y lo que no está en lo escritos para así controlar la inflación y al cabo de un año LA CALABAZA RUPERTA= UNA LETRA DEL COPÓN y vuelta a la casilla de salida sin cobrar 20.000.

2) No pulírselo sino ahorrarlo en un depósito para luego amortizar la cantidad anual permitida sin comisión.

- PREMIO: Los tipos siguen bajando incluso en negativo. La letra de la hipoteca es mucho menor pero el dinero extra sigue en poder del banco, ahora como numeritos en sus bases de datos (y en vez de pagarte te cobran). NO SE HA CREADO DINERO = SIGUEN DESPIDIENDO GENTE = TE ACABAN DESPIDIENDO A TI TAMBIÉN Y AUNQUE LA LETRA SEA ÍNFIMA NO LA PUEDES PAGAR PORQUE ESTÁS EN LA COLA DEL PARO = LA CALABAZA RUPERTA.

3) Ahorrarse una parte y pulirse la otra.

- PREMIO: 1/2 CALABAZA + 1/2 CALABAZA = 1 CALABAZA.

El juego obviamente está amañado porque, en realidad, ya has perdido desde el día en que firmaste; endeudándote para pagar por algo que no vale, ni mucho menos, lo que estás pagando. Querías ser INDEPENDIENTE y por eso te ESCLAVIZASTE con el DINERO GRATIS que los bancos te "REGALARON".

La opción SUPERCEDURE:

- Deja de PAGAR YA y ahorra en CASH toda la pasta que puedas. Cuando el banco empiece a presionar DECLÁRATE EN BANCARROTA siguiendo el procedimiento correspondiente; que te embarguen el sueldo (siempre te va a quedar el salario mínimo limpito) o que ejecuten la vivienda SON COSAS QUE CARECEN DE IMPORTANCIA porque para entonces SERÁS VERDADERAMENTE INDEPENDIENTE Y LIBRE.

UNO ES LIBRE CUANDO NO TEME A NADA NI A NADIE.

Saturday, 25 April 2009

Piratas con moquera... El cine en casa, comiendo unas deliciosas lonchas de Ibérico.


Algunos datos curiosos para alimentar vuestro espítitu crítico:

- Méjico tiene 110 millones de habitantes.

- La gripe común mata 3000 personas al año en España (Sobre una población de 45 millones de habitantes y en lo que se considera un país del primer mundo). No tengo el dato pero es de suponer que, en Méjico, la cifra anual de víctimas de la gripe común sea de unas 10.000 personas tirando por lo bajo = 27 muertos al día. Si tenemos en cuenta que esta historia de la gripe porcina comenzó sobre el 11 de Abril, han transcurrido 15 días desde el brote, por lo que es probable que alrededor de 405 personas hayan muerto como consecuencia de la GRIPE COMÚN (de toda la vida) lo cual constrasta marcadamente con las 87 víctimas de la "gripe porcina", cuando sin embargo esta última enfermedad supone UNA TERRIBLE PANDEMIA, UNA GRAN AMENAZA (Sí, claro, como los temibles piratas somalíes con Barbarroja a la cabeza).


Ni siquiera me voy a molestar en comentar más (Hay algún agente por ahí, en su blog, hablando de un nuevo 11-S. Pobrecillo, no sabe lo que dice; esto sería un 11-S si la gente fuera tan gilipollas de ir corriendo a ponerse la vacuna. Entonces en vez de 87, seguro, morían miles en el mismo periodo de tiempo pero por culpa de la vacuna, claro).
Por cierto: ¿Qué cojones hace un crucero con 1000 pasajeros pasando frente a las costas de Somalia? Que alguien me lo explique, por favor.

Saturday, 18 April 2009

Y qué? "La vida se abre camino"



Rafael said...
Y qué? "La vida se abre camino" como decía el otro... Es que ahora vivimos en un mundo idílico, perfecto, tan siquiera prometedor?Que emoción, mientras peor se pongan las cosas mejor estarán! No lo veis? Haber si nos estrujan de tal manera que nos salga el espíritu por las orejas! Que habrá menos privacidad? Que todos estaremos mas controlados? Bueno ya sería hora! al carajo las mascaras! las de los unos y las de los otros, que aquel que tuviera algo que decir que lo dijera con dos guevos. Que tendríamos que perder como especie?Que emoción, mientras peor se pongan las cosas mejor estarán.
16 April 2009 17:13


Lolercóptero said...
"No lo veis? Haber si nos estrujan de tal manera que nos salga el espíritu por las orejas! Que habrá menos privacidad? Que todos estaremos mas controlados? Bueno ya sería hora! al carajo las mascaras! las de los unos y las de los otros, que aquel que tuviera algo que decir que lo dijera con dos guevos. Que tendríamos que perder como especie?"¿Pero qué espíritu? ¿A qué espíritu te refieres tú, cuánta gente tiene hoy un poco de espiritualidad verdadera, sobre todo si nos referimos a aquella de quienes no se limitan a lo que dicta una religión concreta? No me ha quedado muy claro exactamente qué es lo que te alegraría de la pérdida de libertad en internet."Los unos y los otros"... Vamos a ver, NO. No creo que todo el mundo tuviera que ser identificado. El no poder ir a ningún lugar de internet bajo el anonimato y encima tener que pagar por tantas cosas que hoy tenemos gratis -aunque fuera con una calidad abruptamente superior- ¿qué ventaja tiene para ti?"Mientras peor se pongan las cosas, mejor estarán". Esto sí que no llego a pillaro. ¿Estás deseando que lleguen las pandemias, que el Gran Hermano orwelliano se materialice, y a cambio de la comodidad de cosas como ésta de I2 y los nuevos chips RFID se nos esclavice, que padezcamos en el proceso guerras y escaseces como esta crisis, y la recesión mucho más grande que quizá nos llegue pronto, que se elimine para siempre a agricultores y ganaderos locales y dependamos de las multinacionales obligatoriamente?
17 April 2009 01:50



Rafael said...
La libertad es tener internet? La libertad es perder la posibilidad de decir lo que quieras en blogs? No digo que si o que no. Que es libertad? Lo que dices es tuyo? Genuino 100%?La libertad es perder internet y no pasar nada, acaso te pierdes tu? Si internet se pone súper caro, pues a tomar por culo internet. Perder los supuestos "medios" y no pasar nada, es estar sentado y tranquilo cuando los demás corren.La vida se abre camino.Por suerte, no digo las cosas para que queden claras porque, repito, por suerte, no las tengo claras ni yo, ni doy un céntimo por esto que escribo. El día que entre en cualquier pagina, como por ejemplo esta, para que las cosas me queden "claras" estaré apañao.Que viene el toro!! Quien conoce el futuro? Tu? Eso sí, parece que en internet hay muchas personas que lo visualizan a diario.Mientras peor se pongan las cosas, mejor estarán... pues amigo mira tu que yo tampoco lo pillo... Pero, yo no estoy agusto con este mundo, no se tu, pero yo no, y el refrán ese de "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer" No me vale.Estoy tratando de buscarlo pero no lo encuentro, a ver si no lo destrozo mucho al recordarlo. Hay un poema antiguo de la india, que viene a decir:"ÉL los revolcara en el polvo y los raspara contra las piedras, hasta salga el brillo del oro tras su piel, y si no lloran, los acogerá en su seno"Solo quiero decir con esto que hay que estar alerta al temor de perder y al temor de lo que tenga que venir… nada genuino ocurre en épocas de apoltronamiento, cuando los artistas están subvencionados, cuando los intelectuales sin nada original que decir están por las teles y las radios, cuando no hay responsabilidad y hacer y decir sale gratis –espero que se entienda esto- y cuando mis semejantes, las masas aborregadas, solo siguen sus instintos primarios… Saludos.
17 April 2009 06:15



Dejadme explicaros algo. Mirad atentamente a la imagen de arriba. Estais discutiendo bajo dos perspectivas completamente distintas. Esa carretera de la foto es la vida, el ojo sois vosotros y los dos puntos que marcan las flechas representan vuestra atención mientras vais al volante.


Volviendo al pensamiento esotérico Rafael tiene razón cuando dice que cuanto peor se pongan las cosas mejor estarán. La carretera limpia de obstáculos, en línea rigurosamente recta y sin tráfico nos lleva directamente al final, sin problemas, pero también, no lo olvidemos, el final es una vía muerta, un precipicio abismal. Por tanto hay que contemplar las situaciones dramáticas con fascinación, como oportunidades para tomar atajos y alargar el trayecto. Fijaos en el siguiente poema de Konstantin Kavafis:


Si vas a emprender el camino hacia Ítaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento.
A Lestrigones y Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.


A Lestrigones y Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.



Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.


Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años,
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar a que Ítaca te enriquezca.



Ítaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.
Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya que significan las Ítacas.

Por tanto es absurdo temer al Nuevo Orden Mundial. Piensa que la tarea inmediata a realizar, por muy idealista que seas, es la visión a corto plazo de la imagen superior. Me gustaría que se entendiera lo siguiente: TIENES QUE SOBREVIVIR para llegar al final de la carretera. UN AÑO TIENE CUATRO ESTACIONES, bien, la vida tiene que durar un año COMPLETO DE CUATRO ESTACIONES para ser PLENA.



¿Existen los Illuminati, Internet2, lo campos de concentración del FEMA, el chip, las armas biológicas...? Depende, ¿Los llevas ya dentro de ti? Vuelve a leer el poema, nada que no esté dentro de ti no encontrarás en tu camino.



Mi artículo no iba sobre las previsiones para el futuro, eso es una quiniela que hice bajo demanda. Mi artículo trataba sobre lo que estaba ocurriendo YA. ¿De verdad somos solidarios? ¿Nos comunicamos abiertamente? ¿Compartimos lo que tenemos..? ¿Somos, en algún sentido, buenos compañeros de viaje? NO. Puede que a título individual alguno lo sea pero eso carece de valor. LO QUE IMPORTA ES LA GENERALIZACIÓN. Las ovejas odian las GENERALIZACIONES porque les recuerdan su ESCLAVITUD, pero precisamente porque sus comportamientos son GREGARIOS Y GENERALIZABLES el mundo ES COMO ES. Pregúntate lo siguiente: ¿existirían PASTORES si no existieran REBAÑOS? NO. ¿EXISTIRÍAN AMOS SI NO EXISTIERAN ESCLAVOS? NO.



Esto que voy a contar es un SECRETO así que os pido que no se lo contéis a nadie: NUNCA HA EXISTIDO LA ESCLAVITUD FORZOSA, NUNCA. UN HOMBRE ES ESCLAVO UNICAMENTE PORQUE SE HA DEJADO ESCLAVIZAR. Muchos todavía se piensan que esto es una cuestión de razas cuando es una cuestión de sumisión; la pregunta es: ¿por qué los norteamericanos IMPORTABAN esclavos de África en lugar de esclavizar a los indios? Porque no tenían ninguna fuerza moral sobre los indios, que podían estar menos avanzados pero a los que consideraban IGUALES. Los esclavos importados de África eran vendidos por sus semejantes como los eslabones indeseables de sus sociedades: criminales, estúpidos, mendigos = lo mismo que los esclavos blancos que se exportaron tanto a Australia como a Estados Unidos así como a muchas otras colonias. El racismo apareció posteriormente, con las siguientes generaciones de esclavos y cuando no había otra razón distinta del color de piel que pudiera justificar el trato desigual y la esclavitud. ANTIGUAMENTE LOS ESCLAVOS NO SE SELECCIONABAN POR EL COLOR DE LA PIEL, ESO FUE UN PRETEXTO POSTERIOR. Porque para las élites TODOS SOMOS OVEJAS DEL MISMO REBAÑO, ellos se inventaron las razas PARA MANTENERNOS DIVIDIDOS. Pero esto último no es más que una digresión.



Cuando yo hice mi quiniela acerca de lo que iba a ser Internet2 estaba intencionadamente jugando con vuestras mentes. Lo que yo estaba esperando realmente es que alguien me dijera: TE EQUIVOCAS, nada de eso va a ocurrir porque como personas RESPONSABLES entendemos que Internet es solo un medio para mantenernos unidos y en caso de que ese medio desaparezca, encontraremos facilmente otro. Renunciaremos al consumo irracional, al avance tecnológico sin rumbo fijo, a la merma de nuestras libertades. Volveremos a confiar en nuestros semejantes -porque..., ¿cuándo empezó toda esta desconfianza? Justo cuando las élites terminaron de hacer su trabajo. Otro secreto: LA GENTE ENDEUDADA NO DISPONE DE TIEMPO PARA COMPARTIR = SE VUELVE EGOISTA Y DESCONFIADA CON SU PROPIO TIEMPO. Me gustaría que leyérais lo siguiente:


"... EXISTE una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo.
Hay calendarios y relojes para medirlo, pero eso significa poco, porque todos sabemos que, a veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otra, en cambio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora.
Porque el tiempo es vida. Y la vida reside en el corazón.
Y nadie lo sabía tan bien, precisamente, como los hombres grises. Nadie sabía apreciar tan bien el valor de una hora, de un minuto, de un segundo de vida, incluso, como ellos. Claro que lo apreciaban a su manera, como las sanguijuelas aprecian la sangre, y así actuaban.
Ellos se habían hecho sus planes con el tiempo de los hombres. Eran planes trazados muy cuidadosamente y con gran previsión. Lo más importante era que nadie prestara atención a sus actividades. Se habían incrustado en la vida de la gran ciudad y de sus habitantes sin llamar la atención. Paso a paso, sin que nadie se diera cuenta, continuaban su invasión y tomaban posesión de los hombres.
Conocían a cualquiera que parecía apto para sus planes mucho antes de que éste se diera cuenta. No hacían más que esperar el momento adecuado para atraparle. Aunque hicieran todo lo posible para que ese momento llegara pronto.
Tomemos, por ejemplo, al señor Fusi, el barbero. Es cierto que no se trataba de un peluquero famoso, pero era apreciado en su barrio. No era ni pobre ni rico. Su tienda, situada en el centro de la ciudad, era pequeña, y ocupaba a un aprendiz.
Un día, el señor Fusi estaba a la puerta de su establecimiento y esperaba a la clientela. El aprendiz libraba aquel día, y el señor Fusi estaba solo. Miraba cómo la lluvia caía sobre la calle, pues era un día gris, y también en el espíritu del señor Fusi hacía un día plomizo.
«Mi vida va pasando», pensaba, «entre el chasquido de las tijeras, el parloteo y la espuma de jabón. ¿Qué estoy haciendo de mi vida? El día que me muera será como, si nunca hubiera existido».
A todo eso no hay que creer que el señor Fusi tuviera algo que oponer a una charla. Todo lo contrario: le encantaba explicar a los clientes, con toda amplitud, sus opiniones, y oír lo que ellos pensaban de ellas. Tampoco le molestaba en absoluto el chasquido de las tijeras o la espuma de jabón. Su trabajo le gustaba mucho y sabía que lo hacía bien. Especialmente su habilidad en afeitar a contrapelo bajo la barbilla era difícil de superar. Pero hay momentos en que uno se olvida de todo eso. Le pasa a todo el mundo.
«¡Toda mi vida es un error!», pensaba el señor Fusi. «¿Qué se ha hecho de mí? Un insignificante barbero, eso es todo lo que he conseguido ser. Pero si pudiera vivir de verdad sería otra cosa distinta.»
Claro que el señor Fusi no tenía la menor idea de cómo habría de ser eso de vivir de verdad. Sólo se imaginaba algo importante, algo muy lujoso, tal como veía en las revistas.
«Pero», pensaba con pesimismo, «mi trabajo no me

deja tiempo para ello. Porque para vivir de verdad hay que tener tiempo. Hay que ser libre. Pero yo seguiré toda mi vida preso del chasquido de las tijeras, el parloteo y la espuma de jabón».
En ese momento se acercó un coche lujoso, gris, que se detuvo exactamente delante de la barbería del señor Fusi. Se apeó de él un señor gris, que entró en el establecimiento. Puso su cartera gris en la mesa, delante del espejo, colgó su bombín del perchero y, sentándose en el sillón, sacó del bolsillo un cuaderno de notas que comenzó a hojear, mientras fumaba su pequeño cigarro gris.
El señor Fusi cerró la puerta de la barbería porque le pareció que, de repente, hacía mucho frío allí.
—¿En qué puedo servirle? —preguntó trastornado. ¿Afeitar o cortar el pelo? —y en el mismo instante se maldijo por su falta de tacto, pues el señor cliente poseía una calva reluciente.
—Ni lo uno ni lo otro —dijo el hombre gris, sin sonreír, con una voz átona, que podríamos llamar gris ceniza—. Vengo de la caja de ahorros de tiempo. Soy el agente n.° XYQ/384/b. Sabemos que quiere abrir una cuenta de ahorros en nuestra entidad.
—Eso me resulta nuevo —contestó el señor Fusi, más desconcertado todavía—. Si he de serle franco, no sabía siquiera que existiera una institución así.
—Pues bien, ahora lo sabe —respondió, tajante, el agente. Volvió algunas hojas de su cuaderno y prosiguió—. Usted es el señor Fusi, el barbero, ¿no es así?
—Pues sí, ése soy yo —contestó el señor Fusi.
—Entonces no me he equivocado de dirección —dijo el hombre gris mientras cerraba su cuaderno de notas—. Es usted candidato de nuestra institución.
—¿Cómo, cómo? —preguntó el señor Fusi, sorprendido todavía.
—Verá usted, querido señor Fusi —dijo el agente—, se gasta usted la vida entre el chasquido de las tijeras, el parloteo y la espuma de jabón. Cuando usted se muera, será como si nunca hubiera existido. Si tuviera tiempo para vivir de verdad, sería otra cosa. Todo lo que necesita es tiempo. ¿Tengo razón?
—En eso, precisamente, estaba pensando —murmuró el señor Fusi, con un escalofrío, porque a pesar de haber cerrado la puerta, cada vez hacía más frío.
—¡Lo ve! —repuso el hombre gris, chupando con satisfacción su pequeño cigarro—. Pero, ¿de dónde sacar el tiempo? Hay que ahorrarlo. Usted, señor Fusi, gasta el tiempo de un modo totalmente irresponsable. Se lo demostraré con una pequeña cuenta. Un minuto tiene sesenta segundos. Y una hora tiene sesenta minutos. ¿Me sigue?
—Claro —dijo el señor Fusi.
El agente n.° XYQ/384/b comenzó a escribir las cifras, con un lápiz gris, en el espejo.
—Sesenta por sesenta son tres mil seiscientos. De modo que una hora tiene tres mil seiscientos segundos. Un día tiene veinticuatro horas, es decir, tres mil seiscientos por veinticuatro, lo que da ochenta y seis mil cuatrocientos segundos por día. Un año tiene, como sabe todo el mundo, trescientos sesenta y cinco días. Lo que nos da treinta y un millones quinientos treinta y seis mil segundos por año. O trescientos quince millones trescientos sesenta mil segundos en diez años. ¿En cuánto estima usted, señor Fusi, la duración de su vida?
—Bueno —tartamudeó el señor Fusi, trastornado, espero llegar a los setenta u ochenta años.
—Está bien —prosiguió el hombre gris—, por precaución contaremos con setenta años. Eso sería, pues, trescientos quince millones trescientos sesenta mil por siete. Lo que da dos mil doscientos siete millones quinientos veinte mil segundos.
Y escribió esa cifra con grandes números en el espejo:
2 207 520 000 segundos.
Después la subrayó varias veces y declaró:
—Esta es, pues, señor Fusi, la fortuna de que dispone.
El señor Fusi tragó saliva y se pasó la mano por la frente, La cifra le daba mareos. Nunca había pensado que fuera tan rico.
—Sí —dijo el agente, asintiendo con la cabeza, mientras volvía a aspirar su pequeño cigarro gris—, es una cifra impresionante, ¿verdad? Pero todavía hemos de continuar. ¿Cuántos años tiene usted, señor Fusi?
—Cuarenta y dos —farfulló éste, mientras de repente se sentía tan culpable como si hubiera cometido un desfalco.
—¿Cuántas horas suele dormir, de promedio, cada noche? —siguió inquiriendo el hombre gris.
—Unas ocho horas —confesó el señor Fusi.
El agente calculó a la velocidad del rayo. El lápiz volaba con tal rapidez sobre el espejo, que al señor Fusi se le erizaba el cabello.
—Cuarenta y dos años —ocho horas diarias—, eso da cuatrocientos cuarenta y un millones quinientos cuatro mil. Esa suma podemos darla ya por perdida. ¿Cuánto tiempo tiene que sacrificar diariamente para el trabajo, señor Fusi?
—Ocho horas, más o menos, también —reconoció el señor Fusi con humildad.
—Entonces hemos de asentar una vez más la misma suma en el saldo negativo —prosiguió el agente, inflexible—. Pero resulta que también se le gasta algún tiempo debido a la necesidad de alimentarse. ¿Cuánto tiempo necesita, en total, para todas las comidas del día?
—No lo sé exactamente —dijo el señor Fusi, miedoso—, ¿dos horas, quizá?
—Eso me parece demasiado poco —dijo el agente—, pero admitámoslo. Eso da, en cuarenta y dos años, el importe de ciento diez millones trescientos setenta y seis mil. Prosigamos. Vive usted solo con su anciana madre, según sabemos. Cada día le dedica a la buena señora una hora entera, lo que significa que se sienta con ella y le habla, a pesar de que está tan sorda que apenas puede oírle. Eso es tiempo perdido: da cincuenta y cinco millones ciento ochenta y ocho mil. Además, tiene usted, sin ninguna necesidad, un periquito, cuyo cuidado le cuesta, diariamente, un cuarto de hora, lo que, al cambio, da trece millones setecientos noventa y seis mil.
—Pero... —intervino, suplicante, el señor Fusi.
—¡No me interrumpa! —gruñó el agente, que contaba más de prisa cada vez—. Como su madre está impedida, usted, señor Fusi, tiene que hacer parte de las tareas de la casa. Tiene que ir a hacer la compra, lustrar los zapatos y otras cosas molestas. ¿Cuánto tiempo le lleva eso diariamente?
—Acaso una hora, pero...
—Eso da otros cincuenta y cinco millones ciento ochenta y ocho mil, que pierde. Sabemos, además, que va una vez a la semana al cine, que una vez a la semana canta en un orfeón, que tiene un grupo de amigos, con los que se reúne dos veces por semana y que a veces incluso lee un libro. En resumen, que mata usted el tiempo con actividades inútiles, y eso durante unas tres horas diarias, lo que da ciento sesenta y cinco millones quinientos sesenta y cuatro mil. ¿No se encuentra bien, señor Fusi?
—No —contestó el señor Fusi—, perdone, por favor...
—En seguida acabamos —dijo el hombre gris—. Pero tenemos que hablar todavía de un capítulo especial de su vida. Porque tiene usted un pequeño secreto... Usted ya sabe...
Al señor Fusi comenzaron a castañetearle los dientes de tanto frío que tenía.
—¿Eso también lo sabe? —murmuró, agotado—. Creía que, aparte de mí y la señorita Daria...
—En nuestro mundo moderno —le interrumpió el agente n.° XYQ/384/b—, no hay sitio para secretitos. Vea usted las cosas con realismo, señor Fusi. Contésteme a pregunta: ¿quiere usted casarse con la señorita Daria?
—No —dijo el señor Fusi—, eso no va...
—Precisamente —prosiguió el hombre gris—, porque la señorita Daria estará toda su vida encadenada a la silla de ruedas, porque tiene paralizadas las piernas. A pesar de eso, usted va a verla cada día, durante media hora, para llevarle una flor. ¿A qué viene eso?
—Se alegra tanto siempre —contestó el señor Fusi, a punto de llorar.
—Pero visto fríamente —repuso el agente—, es tiempo perdido para usted. Exactamente veintisiete millones quinientos noventa y cuatro mil segundos, hasta ahora. Y si a ello añadimos que tiene usted la costumbre de sentarse, cada noche, antes de acostarse, junto a la ventana, durante un cuarto de hora, para reflexionar sobre el día transcurrido, podemos restar, una vez más, la suma de trece millones setecientos noventa y siete mil. Veamos ahora lo que queda, señor Fusi.
En el espejo había ahora la siguiente suma:
sueño 441 504 000 segundos
trabajo 441 504 000 »
alimentación 110 376 000 »
madre 55 188 000 »
periquito 13 797 000 »
compra, etc. 55 188 000 »
amigos, orfeón, etc. 165 564 000 »
secreto 27 594 000 »
ventana 13 797 000 »
total 1 324 512 000 segundos
—Esta suma —dijo el hombre gris, mientras golpeaba varias veces el espejo con su lápiz, con tal fuerza, que sonaba como tiros de revólver—, esta suma es, pues, el tiempo que ha perdido hasta ahora, señor Fusi. ¿Qué le parece?
Al señor Fusi no le parecía nada. Se sentó en una silla, en un rincón, y se secó la frente con el pañuelo, porque a pesar del frío estaba sudando.
El hombre gris asintió, serio.
—Sí, se está dando exacta cuenta —dijo—. Ya es más de la mitad de su fortuna inicial, señor Fusi. Pero ahora vamos a ver qué le ha quedado de sus cuarenta y dos años. Un año son treinta y un millones quinientos treinta y seis mil segundos, como sabe. Y eso, multiplicado por cuarenta y dos da mil trescientos veinticuatro millones quinientos doce mil. Escribió esa cifra debajo del tiempo perdido:
1 324 512 000 segundos
—1 324 512 000 segundos
0 000 000 000 segundos.
Se guardó el lápiz e hizo una larga pausa para que la vista de la larga serie de ceros hiciera su efecto sobre el señor Fusi.
«Este es, pues», pensaba el, señor Fusi, anonadado, el balance de toda mi vida hasta ahora. »
Estaba tan impresionado por la cuenta, que cuadraba con tal precisión que lo aceptó todo sin contradicción. Y la cuenta en sí era correcta. Este era uno de los trucos con los que los hombres grises estafaban a los hombres en mil ocasiones.
—¿No cree usted —retomó la palabra, en tono suave, el agente n.° XYQ/384/b —, que no puede seguir con este despilfarro? ¿No sería hora, señor Fusi, de empezar a ahorrar?
El señor Fusi asintió, mudo, con los labios morados de frío.
—Si, por ejemplo —proseguía la voz cenicienta del agente junto al oído del señor Fusi—, hubiera empezado a ahorrar una hora diaria hace veinte años, tendría ahora un saldo de veintiséis millones doscientos ochenta mil segundos. De ahorrar diariamente dos horas, el saldo, claro está, sería doble, es decir, cincuenta y dos millones quinientos sesenta mil. Y, por favor, señor Fusi, ¿qué son dos miserables horitas a la vista de esta suma?
—¡Nada! —exclamó el señor Fusi—. ¡Una pequeñez!
—Me alegra que se dé usted cuenta — prosiguió el agente—. Y si calculamos lo que habría ahorrado, en las mismas condiciones, en veinte años más, nos daría la señorial cifra de ciento cinco millones ciento veinte mil segundos. Todo este capital estaría a su libre disposición al alcanzar los sesenta y dos años.
—¡Magnífico! —farfulló el señor Fusi, poniendo ojos como platos.
—Espere —prosiguió el hombre gris—, que todavía hay más. Nosotros, los de la caja de ahorros de tiempo, no nos limitamos a guardarle el tiempo que usted ha ahorrado, sino que le pagamos intereses. Lo que significa que, en realidad, tendría usted mucho más.
—¿Cuánto más? —preguntó el señor Fusi, sin aliento.
—Eso dependerá de usted —aclaró el agente—, según la cantidad que ahorrara y el plazo en que dejara fijos sus ahorros.
—¿Plazo fijo? —se informó el señor Fusi—. ¿Qué significa eso?
—Es muy sencillo —dijo el hombre gris—. Si usted no nos exige la devolución del tiempo ahorrado antes de cinco años, nosotros se lo doblamos. Su fortuna, pues, se dobla cada cinco años, ¿entiende? A los diez años sería cuatro veces la suma original, a los quince años ocho veces y así sucesivamente. Si hubiera empezado a ahorrar sólo dos horas diarias hace veinte años, a los sesenta y dos años, es decir, después de un total de cuarenta años, dispondría del tiempo ahorrado hasta entonces por usted multiplicado por doscientos cincuenta y seis. Serían veintiséis mil novecientos diez millones setecientos veinte mil.
Tomó una vez más su lápiz gris y escribió también esa cifra en el espejo:
26 910 720 000 segundos
—Como puede usted ver, señor Fusi —dijo entonces, mientras sonreía por primera vez—, sería más del décuplo de todo el tiempo de su vida original. Y eso ahorrando sólo dos horas diarias. Piense si no merece la pena esa oferta.
—¡Y tanto! —dijo el señor Fusi agotado—. Sin duda que sí. Soy un infeliz por no haber empezado a ahorrar hace tiempo. Ahora me doy cuenta, y he de confesar que estoy desesperado.
—Para eso no hay ningún motivo —dijo el hombre gris con suavidad—. Nunca es demasiado tarde. Si usted quiere, puede empezar hoy mismo. Verá usted que merece la pena.
—¡Y tanto que quiero! —gritó el señor Fusi—¿Qué he de hacer?
—Querido amigo —contestó el agente, alzando las cejas—, usted sabrá cómo se ahorra tiempo. Se trata, simplemente, de trabajar más de prisa, y dejar de lado todo lo inútil. En lugar de media hora, dedique un cuarto de hora a cada cliente. Evite las charlas innecesarias. La hora que pasa con su madre la reduce a media. Lo mejor sería que la dejara en un buen asilo, pero barato, donde cuidaran de ella, y con eso ya habrá ahorrado una hora. Quítese de encima el periquito. No visite a la señorita Daria más que una vez cada quince días, si es que no puede dejarlo del todo. Deje el cuarto de hora diario de reflexión, no pierda su tiempo precioso en cantar, leer, o con sus supuestos amigos. Por lo demás, le recomiendo que cuelgue en su barbería un buen reloj, muy exacto, para poder controlar mejor el trabajo de su aprendiz.
—Está bien —dijo el señor Fusi—, puedo hacer todo eso. Pero, ¿qué haré con el tiempo que me sobre? ¿Tengo que depositarlo? ¿Dónde? ¿O tengo que guardarlo? ¿Cómo funciona todo eso?
—No se preocupe —dijo el hombre gris, mientras sonreía por segunda vez—. De eso nos ocupamos nosotros. Puede usted estar seguro de que no se perderá nada del tiempo que usted ahorre. Ya se dará cuenta de que no le sobra nada.
—Está bien —respondió el señor Fusi, anonadado—, me fío de ustedes.
—Hágalo tranquilo, querido amigo —dijo el agente, mientras se levantaba—. Puedo, pues, darle la bienvenida a la gran comunidad de los ahorradores de tiempo. Ahora también usted, señor Fusi, es un hombre realmente moderno y progresista. ¡Le felicito!
Con estas palabras tomó el sombrero y la cartera.
—¡Un momento, por favor! —le llamó el señor Fusi—. ¿No tenemos que firmar algún contrato? ¿No me da algún papel?
El agente n.° XYQ/384/b se volvió, en la puerta, y miró al señor Fusi con cierta desgana.
— ¿Para qué? —preguntó—. El ahorro de tiempo no se puede comparar con ningún otro tipo de ahorro. Es una cuestión de confianza absoluta por ambas partes. A nosotros nos basta su asentimiento. Es irrevocable. Nosotros nos ocupamos de sus ahorros. Cuánto va a ahorrar usted, es cosa suya. No le obligamos a nada. Usted lo pase bien, señor Fusi.
Con estas palabras, el agente se montó en su elegante coche y salió disparado.
El señor Fusi le siguió con la mirada y se frotó la frente. Poco a poco volvía a entrar en calor, pero se sentía enfermo. El humo azul del pequeño cigarro del agente siguió flotando durante mucho tiempo por la barbería, sin querer disolverse.
Sólo cuando el humo hubo desaparecido, comenzó a sentirse mejor el señor Fusi. Pero del mismo modo que desaparecía el humo, palidecían también las cifras del espejo. Y cuando se borraron del todo, se borró también de la memoria del señor Fusi el recuerdo de su visitante gris: el recuerdo del visitante, no el de la decisión. Esta la consideró ahora como propia. El propósito de ahorrar tiempo para poder empezar otra clase de vida en algún momento del futuro, se había clavado en su alma como un anzuelo.
Y entonces llegó el primer cliente del día. El señor Fusi le atendió refunfuñando, dejó de lado todo lo superfluo, se estuvo callado, y, efectivamente, en lugar de en media hora acabó en veinte minutos.
Lo mismo hizo desde entonces con todos los clientes. Su trabajo, hecho de esta manera, no le gustaba nada, pero eso ya no importaba. Además del aprendiz, contrató dos oficiales y vigilaba que no perdieran ni un solo segundo. Cada movimiento se realizaba según un plan de tiempos exactamente calculado. En la barbería del señor Fusi colgaba ahora un cartel que decía:
El tiempo ahorrado vale el doble.
Escribió una cartita breve, objetiva, a la señorita Daria, en la que decía que por falta de tiempo no podría ir a verla. Vendió su periquito a una pajarería. Envió a su madre a un asilo bueno, pero barato, adonde la iba a ver una vez al mes. También en todo lo demás siguió los consejos del hombre gris, pues los tomaba por decisiones propias.
Cada vez se volvía más nervioso e intranquilo, porque ocurría una cosa curiosa: de todo el tiempo que ahorraba, no le quedaba nunca nada. Desaparecía de modo misterioso y ya no estaba. Al principio de modo apenas sensible, pero después más y más, se iban acortando sus días. Antes de que se diera cuenta, ya había pasado una semana, un mes, un año y otro.
Como ya no se acordaba de la visita del hombre gris, debería de haberse preguntado en serio a dónde iba a parar su tiempo. Pero esa pregunta nunca se la hacía, al igual que todos los demás ahorradores de tiempo. Había caído sobre él una especie de obsesión ciega. Y si alguna vez se daba cuenta de que sus días se volvían más y más cortos, ahorraba con mayor obsesión.
Al igual que al señor Fusi, le ocurría a mucha gente de la gran ciudad. Y cada día eran más los que se dedicaban a lo que ellos llamaban «ahorrar tiempo». Y cuantos más eran, más los imitaban, e incluso aquellos que en realidad no querían hacerlo no tenían más remedio que seguir el juego.
Diariamente se explicaban por radio, televisión y en los periódicos las ventajas de nuevos inventos que ahorraban tiempo, que, un día, regalarían a los hombres la libertad para la vida «de verdad». En las paredes se pegaban carteles en los que se veían todas las imágenes posibles de la felicidad. Debajo ponía, en letras luminosas:
Los ahorradores de tiempo viven mejor
Los ahorradores de tiempo son dueños del futuro
Cambia tu vida: ahorra tiempo
Pero la realidad era muy otra. Es cierto que los ahorradores de tiempo iban mejor vestidos que los que vivían cerca del viejo anfiteatro. Ganaban más dinero y podían gastar más. Pero tenían caras desagradables, cansadas o amargadas y ojos antipáticos. Ellos, claro está, desconocían la frase: ¡Ve con Momo! No tenían a nadie que pudiera escucharles y les ayudara a volverse listos, amistosos o contentos. Pero incluso si hubieran tenido a alguien así es más que dudoso que jamás hubieran ido a verle, a menos que se hubiera podido resolver la cuestión en cinco minutos. Si no, lo habrían considerado tiempo perdido. Según decían, tenían que aprovechar incluso los ratos libres, con lo que tenían que conseguir como fuera y a toda prisa diversión y relajación.
Así que ya no podían celebrar fiestas de verdad, ni alegres ni serias. El soñar se consideraba, entre ellas, casi un crimen. Pero lo que más les costaba soportar era el silencio. Porque en el silencio les sobrevenía el miedo, porque intuían lo que en realidad estaba ocurriendo con su vida. Por eso hacían ruido siempre que los amenazaba el silencio. Pero está claro que no se trataba de un ruido divertido, como el que reina allí donde juegan los niños, sino de uno airado y pesimista, que de día en día había más ruidosa la ciudad.
El que a uno le gustara su trabajo y lo hiciera con amor no importaba; al contrario, eso sólo entretenía. Lo único importante era que hiciera el máximo trabajo en el mínimo de tiempo.
En todos los lugares de trabajo de las grandes fábricas y oficinas colgaban carteles que decían:
El tiempo es precioso —no lo pierdas
El tiempo es oro —ahórralo
Había carteles parecidos en los escritorios de los jefes, sobre los sillones de los directores, en las salas de consulta de los médicos, en las tiendas, restaurantes y almacenes e incluso en las escuelas y parvularios. No se libraba nadie.
Al final, incluso la propia ciudad había cambiado más y más su aspecto. Los viejos barrios se derribaban y se construían casas nuevas en las que se dejaba de lado todo lo que parecía superfluo. Se evitaba el esfuerzo de construir las casas en función de la gente que tenía que vivir en ellas, porque entonces se tendrían que construir muchas casas diferentes. Resultaba mucho más barato y, sobre todo, ahorraba tiempo, construir las casas todas iguales.
Al norte de la ciudad se extendían ya inmensos barrios nuevos. Se alzaban allí, en filas interminables, las casas de vecindad de muchos pisos, que se parecían entre sí como un huevo a otro. Y como todas las casas eran iguales, también las calles eran iguales. Y estas calles monótonas crecían y crecían y se extendían hasta el horizonte: un desierto de monotonía. Del mismo modo discurría la vida

de los hombres que vivían en ellas: derechas hasta el horizonte. Porque aquí, todo estaba calculado y planificado con exactitud, cada centímetro y cada instante.
Nadie se daba cuenta de que, al ahorrar tiempo, en realidad ahorraba otra cosa. Nadie quería darse cuenta de que su vida se volvía cada vez más pobre, más monótona y más fría.
Los que lo sentían con claridad eran los niños, pues para ellos nadie tenía tiempo.
Pero el tiempo es vida, y la vida reside en el corazón.
Y cuanto más ahorraba de esto la gente, menos tenía. ..."

Momo. Michael Ende, 1973



Guau, fecha de publicación 1973. Con cuánta exactitud predijo Michael Ende el futuro y qué bien conocía la función de los bancos. Toda una lección para aquellos que se acaban de caer del guindo y no paran de repetir "El dinero es deuda" como papagayos.



A ver si queda claro lo siguiente: EL DINERO NO ES DEUDA, EL DINERO ES TIEMPO. A más dinero más tiempo, a más deuda menos tiempo. La deuda es siempre mayor que el dinero disponible luego si pido 10 unidades de dinero para "ahorrarme" 10 unidades de tiempo de trabajo tendré, en los años siguientes, que devolver 15 unidades de dinero, o lo que es lo mismo, 15 unidades de tiempo = saldo total -5 unidades de tiempo que van a parar a la "Caja de ahorros del tiempo" de los hombres grises AKA Islas Caimán.


Dejadme explicaros algo, los Illuminati, las élites o como quieras llamarlo os han hecho un truco de magia sensacional: os han convertido en nihilistas con respecto a las cosas que importan y absolutistas con respecto a aquellas que no tienen el mínimo valor. Esto es, mientras que el tiempo disponible, la alimentación, la salud, son valores cuya importancia son absolutos para nuestras vidas, ellos los han convertido en cosas totalmente relativas: da lo mismo comer una hamburguesa que unas lonchas de pata negra. NOOO, FALSO. No es relativo, es absoluto. Por el contrario os han hecho creer que eres mucho mejor persona si conduces un BMW que un 600. FALSO DE NUEVO, eso sí es completamente relativo.


Mira las siguientes imágenes:


Añadir imagen Este tronco puede convertirse en esto:



O también en esto otro:







De la misma forma esto:






Puede transformarse en esto:






O en esto otro:






Esto:




Puede ser esto:


O también esto:




Tú eliges, naturalmente, pero antes de elegir piensa que:

1) Todo lo que no es fundamental para la vida es relativo.

2) Para dar el fin apropiado y acotar la relatividad del uso de algo es necesario entender lo que es un fin y lo que es un medio. Por ejemplo: un coche es un medio de automoción = medio de transporte.

3) Todo lo que no sean medios para un fin son accesorios y cuestan TIEMPO EXTRA DE VIDA. Especialmente si compras mediante financiación = MUCHA GENTE COMPRA SU COCHE COMO UN FIN EN SI MISMO = SE ESCLAVIZAN.

4) Si fabricas mesas de bar, FIAT 600s o gurruños de papel mientras que a lo que aspiras es a una mesa Luis XV de marquetería, un BMW y una figurita compleja de ORIGAMI, la lógica nos dice que, semejante déficit de creatividad, se tiene que compensar con un EXCESO DE ESCLAVITUD. Las cuentas NO FALLAN. PRODUCES BARATO Y SIMPLE + COMPRAS CARO Y CREATIVO = TIENES QUE ENDEUDARTE A LA FUERZA.

Por otro lado, ¿alguna vez te has parado a pensar cómo nos ven las élites? Y por "las élites" me refiero a las personas que controlan el tinglado y que están mucho más allá de la corrupción del dinero, que normalmente usan como una grasa para mantener la ESTABILIDAD del sistema. Me gustaría que vieras y analizaras el video a continuación:









Esta escena de "Las Aventuras de Mark Twain", 1985, fue cortada de la edición final de la película por su contenido inapropiado para niños. Yo pienso que, más bien al contrario, esta escena debería ser mostrada a niños a partir de 12 ó 13 años en los colegios y de forma obligatoria. Para que entiendan las consecuencias de la CODICIA y la falta de solidaridad del ser humano.

No quiero terminar este artículo sin mencionar el mensaje de Lolercóptero y esta vez en relación a la atención el "la carretera" a largo plazo. Si bien Rafael apuntaba lo correcto con respecto al corto plazo, tampoco podemos olvidar que el fascismo es totalmente indeseable. Porque incluso si conseguiéramos adaptarnos a la nueva situación, seguiríamos viviendo en el peor de los mundos posibles no sólo para nuestra descendencia sino que también para nosotros mismos en nuestra vejez. Rafael, no podemos olvidar que, si vivimos lo suficiente, nos acabaremos encontrando con el pastel que se avecina pero cuando tengamos 65 tacos o más, ya cansados por la edad, sin pensión, sin familiares, sin vivienda; algo que no es apetecible ni deseable. Puede parecerlo ahora que todavía somos jóvenes, pero no a medida que la situación se aproxime. De ahí la importancia de mantener esa doble atención en la carrertera y nunca olvidar que no todo es relativo. El tiempo de nuestras vidas no es relativo con respecto a nosotros mismos.

Un último consejo: nunca olvidéis lo siguiente: SI NO NEGOCIAS TÚ MISMO TUS PROPIOS DERECHOS CADA DÍA LOS ACABARÁS PERDIENDO CON RESPECTO A AQUELLOS QUE SÍ LO HACEN.

Un saludo a los dos

Tuesday, 14 April 2009

Internet: la era de la desinformación, de la incomunicación y del P2P


Internet es un medio, no un fin. Eso lo entienden las élites y si acaso dos o tres más. Para el resto, y desde que la red se abrió al gran público a través de las operadoras de telefonía, ha sido casi siempre un fin en sí mismo, bien en su conjunto o bien a través de cualquiera de sus servicios en particular. Pero... ¿qué repercusiones puede tener esto? ¿Cuál es la diferencia entre tomarse algo como un fin o como un medio? Simple: un medio lleva a la consecución de otro fin distinto que puede ser a su vez un nuevo medio para otro fin y así hasta el infinito, un fin a secas, sin embargo, lleva al estancamiento pues como su propio nombre indica se trata de una vía muerta. En otras palabras: usuarios responsables que utilizan Internet como un medio para conseguir un fin aportan a la red y generan nuevas oportunidades de expansión = son CREATIVOS = ENRIQUECEN. Por el contrario, usuarios irresponsables que se apoltronan en Internet en la creencia de que la propia red o alguno de sus servicios constituyen un fin en sí mismos = son DESTRUCTIVOS = EMPOBRECEN.



Por otro lado la psicología humana de masas es infinitamente más predecible de lo que cada individuo se cree que es a título particular. La ausencia del concepto "escasez" y la gratuidad unidos a la codicia y al egoismo no han hecho sino convertir este maravilloso medio en el lodazal o más bien solar sobre el cual se acabará edificando Internet 2.



Yo he tenido oportunidad de contemplar la trayectoria que ha seguido la red desde sus inicios hasta la actualidad. Recuerdo como los chats, primero, y luego los foros, bullían como verdaderos espacios para el debate y el intercambio de ideas. La gente se estaba empezando a aislar del resto (corría la década de los 90) y tenía verdadera necesidad de comunicación, Internet era el medio adecuado para salvar todas las barreras y dar la cobertura adecuada a dicha necesidad. Por otro lado y como al principio la red era de (bastante) pago: había que pagar al proveedor mensualmente y además, separadamente, por cada hora de conexión a la operadora (no había tarifa plana), la gente valoraba cada minuto, participaba con entusiasmo y el resultado, en general, era el que cabía esperar: debates interesantes, solidaridad, quedadas frecuentes, relaciones de todo tipo (fines que se obtenían a partir de un medio).



Pero la codicia y el egoismo, como ya he dicho, son ilimitados y enseguida aparecieron plataformas para reclamar una tarifa plana con el fin de acabar con la barrera al progreso que suponía una red de redes de pago por minuto. 'Las generaciones venideras estarán mucho más preparadas gracias a la gratuidad de este instrumento' era uno de los argumentos más manidos (el tiempo ha demostrado lo contrario).



Con la aparición de la tarifa plana la gente se empezó a saturar de tanta comunicación. Al mismo tiempo se alertaba del peligro de los foros y los trolls que en ellos acechaban. Fue entonces cuando llegó la caza de brujas: todo aquel que disintiera o manifestara puntos de vista alternativos era tachado de troll por las multitudes enfurecidas y en consecuencia sometido a vejaciones, censura, etc, hasta que finalmente llegaba su expulsión o "baneo" para alivio de la turba irracional. Los foros y chats fueron, poco a poco, llenándose de los amigos de los dogmas, lo políticamente correcto y el pensamiento único. Eran un coñazo, cierto, pero poco importaba a sus usuarios porque SE SENTÍAN INTEGRADOS. El objetivo no era ser un individuo y actuar como tal, bastaba con sobrevivir como una simple parte de un grupúsculo infame.



Adicionalmente asistimos al auge de los servicios de mensajería (pocos se acordarán ahora de ICQ completamente desbordado por Messenger) lo que en principio parecía una herramienta definitiva para la comunicación se fue convirtiendo, más bien, en un engorro y en un mecanismo de incomunicación. Normalmente configurado de serie para iniciarse a la vez que el sistema, con frecuencia sus usuarios se veían forzados a conversar con personas para las cuales no tenían tiempo (la mayoría no se tomaban la molestia de desactivar el inicio rápido para disponer de la mensajería unicamente bajo demanda). Otra vez más la inercia del hablar por hablar, el exceso de oferta, la gratuidad del invento, etc, devinieron en el mayor aislamiento del internauta que, al mismo tiempo, comenzó a protestar para solicitar la inclusión en el Messenger de más medidas de incomunicación y selección de sus interlocutores resultando, una vez más, en la autocomplacencia intelectual, el pensamiento único y lo políticamente correcto.



Luego llegó Facebook, la vuelta de la tuerca, la revolución del 'tú me das cremita'. Foros de debate entre familiares, amigos y compañeros de trabajo (de tales polvos tales lodos). Los antiguos foros y chats fueron cayendo en el abandono. Mejor que andar baneando Trolls era directamente dejarlos fuera de tu minúsculo círculo. De esa forma tu ideas serían por siempre geniales e indiscutibles, lo mismo que charlar con el espejo al peinarse por las mañanas. El siguiente paso, lo adivino, llegará cuando acaben hasta los "cuyons" de la propia familia y del circulito íntimo en una política, al más puro estilo dictadorzuelo de tres al cuarto, de tolerancia cero con el enemigo.



Tampoco me quiero olvidar de los blogs. El colmo de la auto-felación en muchos casos cuando no un intento desesperado por realizar viejas frustraciones. Un exceso de la oferta de escritores que, si no el tiempo, acabarán pagando a sus lectores por la tarea de ser leídos, o lo que es lo mismo, vuelta a la autoedición, esta vez, recliclada en formato digital. Y es que saber escribir no significa tener algo que decir, y lo contrario también puede ser cierto: personas sin la capacidad para escribir correctamente pero con bastante que decir. Rara vez se combinan ambos factores de la forma adecuada como para generar un producto medianamente aceptable. Pero esto es una digresión. Los blogs deberían ser el último reducto del debate, estar abiertos a la participación activa de sus lectores, favorecer los hilos de discusiones y nunca vetar o censurar ninguna idea. Desgraciadamente y con mucha frecuencia ocurre justo lo contrario: participación marginal, veto a la disidencia, escasa o nula interacción con el autor. Una vez más la naturaleza humana le hace el trabajo sucio a las élites.
Tristemente, la gente sigue considerando inteligentes las opiniones de aquellos que piensan justamente como ellos y viceversa con respecto a las de sus adversarios. Así es imposible obtener algo productivo del debate y por eso yo aprecio a foreros como Zhu-de, Rafael o Malestargeneral, que pueden estar de acuerdo hasta cierto punto, o no, pero que a la larga generan debate y controversia, porque traen puntos interesantes a la conversación. Me gustaría que quedara claro lo siguiente: YO APRENDO MÁS DE MIS CONTRARIOS QUE DE LAS PERSONAS QUE PIENSAN COMO YO. Puede que en el fragor de la discusión cueste admitirlo pero a la larga es la verdad; alguien que me da completamente la razón no me aporta nada.




Esta tendencia al pensamiento único, a lo políticamente correcto, al dogma y a la autocomplacencia nos está aislando y dividiendo. Tenemos más prejuicios que en ningún otro tiempo, un popurrí de nacionalidades, ideologías, equipos de fútbol, razas, sexos, clanes, tribus urbanas, clases sociales, etc, totalmente inventado y diseñado por las élites que nos está situando constantemente en el bando contrario, fomentando la discriminación, el apartheid social y el "ninguneo". Incluso este blog, por poner un ejemplo, ha publicado entradas en distintos medios de temática similar, muchas de ellas linkeadas en éste propio blog; páginas que en teoría se dicen buscadoras de la verdad aunque, para hacer honor a la misma, cuando se les ha dicho la verdad han actuado con absoluta hipocresía además de no haber tenido el detalle de ofrecer colaboraciones, proyectos comunes, una simple bienvenida, un mero acercamiento... Nada. El único blog que ha mostrado un acercamiento ha sido http://elnuevordenmundial.wordpress.com/ y por lo visto, y desgraciadamente, ha llegado al final de su andadura. De lo poco que he conocido hasta ahora con capacidad real para cuestionarse incluso sus propias creencias y espero que siga su lucha con otros proyectos en la misma línea.



Para redondear el título del post voy a terminar el artículo escribiendo sobre las redes P2P y es que nuevamente la codicia humana es infinita. Como en todo lo que he mencionado anteriormente existen dos bandos de opinión muy definidos con respecto a las redes P2P, los que están a favor de los derechos de autor y los que están en contra y como siempre ambos se equivocan. Los derechos de autor son un lastre en una sociedad libre, nunca un incentivo a la creación. El que tiene verdadero espíritu creativo, lo sabe muy bien, que no hay mayor recompensa que la propia obra terminada. Pero precisamente esa naturaleza del creativo la conocen bien los advenedizos, y de hecho rara vez coinciden en ser la misma persona el creador de algo y el propietario los derechos de creación de dicho "algo". Existe una situación de explotación constante por parte de las aves de rapiña habituales sobre los elementos creativos de la sociedad que es totalmente favorecida por los partidarios de las leyes sobre derechos de autor, surtiendo un efecto completamente negativo, desincentivando la creación y promoviendo el desencanto generalizado, además del plagio fácil así como la tendencia a los pensamientos únicos y las modas.

Por otro lado, los enemigos acérrimos de la SGAE y por extensión de todo el sistema de derechos de autor, etc, han sido sus más fieles colaboradores. Seamos serios: ¿quién se ha tomado la molestia de subir GRATUITAMENTE tantas películas, series, juegos de ordenador, software..? ¿Un puñado de Robin Hoods idealistas, armados con compresores de formatos de video, cámaras en los cines, sistemas de doblaje? ¿Por amor al arte? PARAD DE DOBLEPENSAR. LAS PROPIAS ÉLITES LO HAN HECHO, ELLAS os han ofrecido todo eso en bandeja, para probar vuestra CODICIA y aprovecharse de ella. Los P2P han sido EL ATAQUE DE FALSA BANDERA NECESARIO EN INTERNET. ¿PARA QUÉ? para imponer el cánon tanto a amantes de la piratería como a personas sin ningún interés por ella, para endurecer las leyes sobre los derechos de autor, para tener la excusa perfecta para entrometerse en vuestros ordenadores y vidas privadas, para vender medios de grabación tales como discos duros y DVDs grabables con un CÁNON SOBRE ELLOS. Y dime ahora: ¿qué fuerza moral tienen los "ladrones"/"piratas" para evitar esas leyes o siquiera protestar con mediana fuerza contra ellas? Te lo diré: NINGUNA. Lo mismo que los morosos para protestar contra los abusos de los bancos = FUERZA MORAL ZERO.



¿Por qué digo que las élites son paternalistas? Porque la gente se comporta como niños jugando en sus manos. Al igual que con los créditos, las élites ofrecieron la posibilidad de elegir: ELEGIR ENTRE COGER EL DINERO GRATIS QUE OFRECÍAN Y RECHAZARLO. La mayoría cogió el DINERO GRATIS y ahora sufre las consecuencias.

Mientras que Internet es un medio muchos se lo han tomado como un FIN. El fin exclusivo de bajar y bajar películas, series, música y todo lo que se pudiera... ¿Para qué? ¿Para verlo todo? ¿Para disfrutar? A mi no me podéis a engañar; he conocido a gente que vivía tan pendiente de bajar toneladas de películas y series con el Emule que, de hecho, no tenía tiempo para disfrutar de nada de lo que descargaba. ALMACENAR Y ALMACENAR para saciar ese DEMONIO QUE LLEVAN DENTRO; SU PROPIA CODICIA.

Es la misma historia de los créditos y el dinero gratis. Hemos vivido una orgía de consumo gracias al dinero prestado. El mecanismo del préstamo parecía bueno hace diez años, la gente se mataba por conseguir una hipoteca; no era suficiente, préstamos para el coche, la televisión, los teléfonos móviles... Lo que podía ser una herramienta, un medio, como lo era el préstamo, se convertía nuevamente en un fin, el fin de comprar por comprar, lo más caro, lo más moderno, lo más ostentoso. Las élites no han hecho sino comportarse como unos padres que se van de vacaciones y dejan una tarjeta de crédito a sus hijos durante ese tiempo para ver como se administran... Y el resultado es que LA CODICIA DE SUS HIJOS HA PODIDO MÁS, no sólo se han pulido el saldo sino que lo han superado 6 veces. Claro que en vez de una tarjeta de crédito podían haber dejado un maletín rebosante de fajos de billetes ¿no? Ni que deciros tengo el resultado porque ya lo sabéis. Y lo mismo pasó con las redes "Peer-to-Peer", las élites accedieron a ofertar la tarifa plana, descargas ilimitadas para todos (siempre que se usaran de forma inteligente claro) pero NO, al final LES ACABAIS DANDO LA RAZÓN. No existe la responsabilidad en la especie humana; ahora estamos pagando un cánon todos cada vez que compramos cualquier medio de almacenamiento =/ ahora estamos pagando todos las deudas que otros han contraído con sus PRÉSTAMOS.

¿Os imaginais que todo el mundo tuviera crédito ilimitado sin obligación de pago?¿Que no hubiera inmigrantes que cosecharan la fresa?¿Que no hubiera que ir a trabajar? ¿Es sencillo verdad? Claro, solo que para poder sobrevivir haría falta entrenar monos para que cuidaran a las vacas y cosecharan los campos y más monos para que entrenaran a los primeros, o robots, unos que se fabricaran y repararan solos, para entrenar y criar a todos los monos. O mejor aún, nos podríamos clonar en masa y que fuera el clon el que produjera por nosotros. ¡Cuánta irresponsabilidad y cuánta hipocresía! Si de verdad queréis acabar con las élites SED RESPONSABLES, INDEPENDIENTES, CREATIVOS, TRABAJADORES, ESTOICOS. De otra forma, es seguro, Internet2 será la trompeta que anuncie el principio del Nuevo Orden Mundial.


Pero antes de terminar, una disyuntiva: si estoy en contra de los DERECHOS DE AUTOR y, a la vez, en contra de los que, bajo el pretexto de confrontar los derechos de autor, han abusado hasta la saciedad de los programas P2P, ¿cuál es la tercera vía? Para empezar siempre me ha sorprendido la gente que compra novela actual cuando ni siquiera ha leído a los clásicos o ha pisado en su vida una biblioteca. A ver si queda claro: LOS CLÁSICOS (LA MAYORÍA) NO TIENEN DERECHOS DE AUTOR Y SON CIENTOS (Y DE CALIDAD GARANTIZADA ADEMÁS) y eso sin contar los numerosos escritores que publican libremente en Internet.
Con respecto a la música, está la música clásica pero no solo eso sino que existen, además, miles de grupos alternativos con maquetas gratuitas batiéndose el cobre por darse a conocer: ¡Deja de soltarte pasta o siquiera el canón y el tiempo de descarga con las putillas de los ILLUMINATI aka Madonna, Rihanna, Lady Gaga, Lily Allen, etc...! Que exista música gratuita no quiere decir que ésta sea mala. Y otro tanto con el Cine: cortos, cine de autor, películas sólo para INTERNET, todo anterior lo hay A PATADAS. Pero no acaba, software libre y de calidad: The Gimp, Blender, Open Office, Linux... NO HAY EXCUSA PARA SEGUIRLE EL JUEGO A LOS ILLUMINATI PAGANDO SUS REPUGNANTES DERECHOS DE AUTOR o DESCARGANDO SU BASURA PARA LEGITIMAR QUE COBREN UN CANON POR LA COPIA PRIVADA.


Sois abejas y por eso mismo estais en la colmena. Si fuerais apicultores estaríais saboreando las mieles en un paraíso (fiscal).

Sunday, 12 April 2009

No desafíes tanto al sistema sino más a ti mismo.


Un antisistema sin recursos es un arma descargada. Es imposible que una persona sin medios para sostenerse, sin un proyecto de vida y sin una lucha encarnizada por su supervivencia pueda albergar ideales idóneos que puedan ser de utilidad a otros.


La ventaja de vivir en casa con los papás es pequeña y limitada en relación a los inconvenientes. Ese sacrificio de algunos por mantenerse seguros a toda costa, les despoja de toda legitimidad en cada una de sus acciones. Al negarse a luchar por su subsistencia, para empezar, están quebrantando las leyes naturales y favoreciendo al sistema inconscientemente, que de esa manera gana las batallas incluso sin lucharlas. Y otro tanto ocurre con los trabajos basura y el crédito fácil, o dinero gratis como lo llaman en los países anglosajones. Mecanismos diseñados por las élites para aprovecharse del pensamiento irreal e irracional de las masas. Pocos hay en occidente que realicen trabajos verdaderamente creativos y productivos. Menos hay aún cuyas profesiones no estén íntimamente vinculadas a las actividades del sistema: abogados, médicos, economistas...



Llegados a este punto me gustaría introducir una nueva respuesta de Rafael que me ha parecido interesante. Era en relación a la entrada anterior que, por otro lado, está íntimamente ligada con esta:


No sabía que le habían dado el Oscar en su género, mira tu que al final los de jolibu van a saber de esto... Hace ya algun tiempo que vi este documental, y es una perla negra entre un montón sintéticas, y eso que en el mundo del documental hay cosas bastante dignas.


Pero creo que no es tan difícil para mucha gente que la vea darse cuenta que esta cinta no va de gente que hace cabriolas o de loquitos ociosos de una época opulenta que les permite hacer esas cosas, seguro que mas de uno que aunque no entienda claramente que va de la persecución de los sueños, se quedara con un cierto "tintineo" en la conciencia.


Pero bueno, no se tu nombre, hay que reconocer y tu también deberás hacerlo, que desgraciadamente la grandísima mayoría de la gente -entre los que muy desafortunadamente me incluyo- no vienen a esta tierra con las HERRAMIENTAS del señor Petit, que no son otras que una tremenda pasión y un "destino" muy marcado, y que conjuntamente en su caso lo llevaron jugar con las torres más altas y peinarse con las nubes.


No es un ejemplo valido para las masas ni siquiera creo que para individuos un poco mas “despiertos”, como tampoco son un ejemplo ni Jesús, ni Buda, ni los santos, ni Miguel Ángel, ni este, ni el otro, ni el de la moto… Al contrario creo que hunden mas a la persona común y al “soñador” que no tenga tales herramientas, en su realidad interior y exterior cotidiana. Tiene que haber otra cosa, tiene que haber otra cosa… los pedestales no nos han hecho despertar a los borregos, la personificación del héroe no nos vale.


El señor Petit es digno de elogio, pero solo por tener esa cabeza, y ese espíritu, pero por nada mas, sus amigos, esos que le ayudaron a cumplir su sueño son para mí mas dignos de cariño, el se valió literalmente de ellos para cumplir su sueño, ya en la cumbre, con alas en su espalda y cuando se convirtió en poco menos que un héroe hasta para esos mismos policías que lo detuvieron, se olvido de ellos. Si, en el documental mas de uno se emociona al recordar aquellos tiempos heroicos, pero las lagrimas se le saltan a uno cuando recuerda el momento en el que después de todo lo que hicieron por él, él como digo se olvido de ellos. Nada que objetar, el sueño se cumplió, el de todos, pero la amistad se perdió.


“DEJAD DE SER ESPECTADORES y convertiros en VERDADEROS REVOLUCIONARIOS” dices…Creo como dije antes, que los pedestales no nos sirven… prefiero esto:“Sé lo que eres, pero se consciente de ello”. No todo el mundo está preparado para ir a una olimpiada ni nace con ciertas herramientas.



Un saludo.



Un análisis bastante acertado de Rafael con algunos matices: yo no pretendía, con mi anterior artículo, acentuar en el mensaje último de la película 'Man on wire', que puede ser la persecución de su sueño por parte de Philippe Petit; algo que es evidente ya desde que el documental arranca, cuando el propio Petit comenta que lo que viene a continuación es un cuento de hadas hecho realidad.
Mucho más sutil es el proceso de CREACIÓN a través de todas sus fases y que el documental muestra con claridad, desde que la idea brota de la mente de Petit hasta que es finalmente llevada a cabo, pasando por el análisis, diseño, interconexión crítica, ensayo, etc... Algo que se puede aplicar a la creación de las obras inmortales por parte de las típicas figuras en el pedestal: Da Vinci, Miguel Angel, Cervantes, Beethoven, etc... pero también a logros tan simples como el mero hecho de construir una familia en el mundo actual, en el cual, la sola idea de tener hijos se ha convertido en un tabú para la clase media (especialmente entre los más jóvenes). En ese sentido y tal y como está el patio, tener descendencia y formarla adecuadamente puede considerarse, hasta cierto punto y de forma paradójica, un acto revolucionario.



Por otro lado lo que Rafael considera como herramientas sobrehumanas en Petit: su inmensa pasíon y su marcado destino, y estoy de acuerdo con él. En el otro extremo, el de la masa común, se ha alcanzado el paroxismo más alarmante en cuanto a pasividad, falta de espíritu y, lo que es peor, falta de rumbo en la vida. En ese sentido considero que una cierta terapia de choque, siempre y cuando seamos conscientes de que existen limitaciones, nunca viene mal del todo. No somos sobrehumanos pero tampoco somos disminuídos fisicos/psíquicos; en algún punto intermedio las cosas podrían y deberían progresar mejor. Porque la alternativa Rafael, no es otra que la que propuso, creo, Hitler: "Un hombre que rehusa utilizar su inteligencia no es un hombre sino un animal y como tal merece ser tratado". Algo así creo que dijo y las élites a las que él pertenecía opinan tres cuartos de lo mismo. Yo entiendo que el nihilismo es una tentación en estos días, pero no es lo mismo comer fresas de las granjas del Príncipe de Gales que aquellas que provienen de un radio de 20 km alrededor de Chernobyl. Sigue habiendo valores que son absolutos y no relativos y tenemos que mantener el espíritu crítico para poder darnos cuenta de ello.



Por otro lado sí estoy de acuerdo en que el hecho de proponer a la gente que se convierta en alguien como Petit, o más aún Cristo o Buda, puede ser completamente contraproducente y por ello opino que la película/documental (léase sinopsis en el post anterior), astutamente, ha mostrado la hazaña como el resultado de un trabajo en equipo: uno llevado a cabo por personas normales y sin cualidades excepcionales, aunque siempre con la salvedad del propio Philippe Petit, claro está; pero precisamente por eso y más astutamente aún, el director, ha utilizado al protagonista para narrar la historia como si se tratara de algo que pudo pasar pero que en realidad no pasó. Este efecto realza la importancia de las personas vulgares y comunes que hacen posible todo el asunto y de ahí que éstas se emocionen y lloren, pues saben que jamás en su vida podrán formar parte de algo mayor que lo que ya han hecho, o al menos no parece probable.



Porque por otro lado la amistad del grupo, Rafael, estaba fundamentada en llevar a cabo ese particular sueño y una vez que fue realizado dejó de tener sentido el mantenerla viva. Habría quedado como un intento patético: repitiendo, una y otra vez, las mismas anécdotas, los mismos chascarrillos, los mismos tópicos, con la consiguiente pérdida de interés y sin mucho más en común para compartir, especialmente a medida que la vida les fuera manchando (eran relativamente jóvenes cuando montaron el tinglado).



Cuando yo hablé de ser un VERDADERO REVOLUCIONARIO, a lo que me refería es a las pequeñas cosas que siempre se dejan de hacer por miedo al fracaso, no tanto a las grandes hazañas. De ahí el título de esta nueva entrada: desafiarse a uno mismo y no tanto al sistema. En realidad para sobrevivir en dicho sistema y ser un REVOLUCIONARIO basta con no dejarse arrastrar por él, siendo un poco creativo y despierto. ¿Para qué quieres una televisión de pantalla plana si la vieja de tubo todavía funcionaba?¿Para qué cambiar el coche cada 4 años si puede aguantar 10 ó 15?¿Para qué pedir un préstamo si puedes ahorrar y pagar lo-que-sea más barato y de forma que te pertenezca por completo?¿Por qué vas a malgastar tu vida trabajando en un empleo mediocre para otros si tienes creatividad y puedes trabajar para ti mismo? Esto son algunos ejemplos que se pueden aplicar a una o a varias personas separadamente, pero que, en suma, tendrían efectos visibles sobre el sistema y también sobre cada individuo; el más inmediato es, sin duda, que actuando responsablemente puedes aumentar las probabilidades de sobrevivir a la crisis.



Esa es la verdadera revolución que esta página propone, motivo por el que ni siquiera conoces mi nombre; porque yo carezco de sentido. Esto no va de superhéroes. Yo soy un simple padre de familia que hace este blog en sus ratos libres y con los niños trepándome por la chepa.

Ahora una cuestión que me gustaría plantear tanto a Rafael como a cualquier otro participante que pueda estar interesado en responder:


¿Podéis establecer una comparación crítica entre la acción de Philippe Petit, el crimen artístico, y la de Enric Durán, el crimen comprometido socialmente?


Si no os importa, con vuestras respuestas, si es que os apetece responder, elaboraré un nuevo artículo.

Vivir en la cuerda floja. Man on wire

Sinopsis

El 7 de Agosto de 1974, un joven francés llamado Philippe Petit, marchó sobre un cable colocado ilegalmente entre las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York, entonces los edificios más altos del mundo. Tras una hora caminando por el cable, fue arrestado, examinado psicológicamente y encarcelado antes de ser finalmente liberado.

Tras seis años y medio soñando con las torres, Petit pasó ocho meses en Nueva York planeando la ejecución del "golpe". Ayudado por un equipo de amigos y cómplices, Petit se enfrentó a numerosos y extraordinarios desafíos: encontrar la manera de burlar la seguridad del World Trade Center, colar el pesado cable de acero y el equipo necesario. Tender el cable entre los tejados de las dos torres, anclar el cable y tensionarlo para soportar los vientos y el movimiento de vaivén de los edificios. El tendido del cable se hizo de noche, en completo secreto. A las 7:15 AM, Philippe comenzó a pasear por el cable a más de 400 metros de altura por encima de las calles de Manhattan. Oscar 2009 Mejor Película Documental.



Lo llaman el crimen artístico del siglo. Poco importa. Un hombre cruza el trecho que separa las Torres Gemelas sobre un cable de acero tendido entre los pisos superiores en 1974 ¿y qué..., de qué sirve eso? Las masas aborregadas, desde luego, tendrán su respuesta preparada: para nada en absoluto. Ni se molestarán un segundo en analizarlo; tampoco es para tanto, concluirán; con el libro Guiness de los records oculto en su mesilla de noche. Otros aún más indiferentes dirán que el rollo de las acrobacias no va con ellos, que nunca han entendido el sentido de arriesgar la vida inútilmente.



Pero tú y yo sabemos que la película no va de eso. Que nada tiene que ver con el funambulismo o la hazaña en sí. No. La historia trata de la realización de un sueño, del proceso de creación a través de todas sus fases. Un niño, Philippe Petit, aguarda durante horas interminables en la sala de espera de un dentista cuando, mientras hojea una revista, se encuentra con un artículo que trata del proyecto de construcción de la Torres Gemelas. La idea se ilumina de repente sobre su cabeza y con tal fuerza que enseguida se convierte en una obsesión. De repente siente la necesidad de arrancar el trozo de hoja del artículo y escapar de la consulta para poder estar A SOLAS con su IDEA.



La mayoría de las personas no saben el valor de lo que he explicado arriba. Son pragmáticas, simples, inseguras... NO SON CREADORAS, se limitan a USAR las creaciones de otros. Jamás innovarán, ni siquiera en el camino que cogen para ir a trabajar en sus trabajos completamente ACREATIVOS y PROSAICOS.



Como decía Rafael en respuesta a una entrada anterior, los enemigos no están fuera sino dentro de tu propia mente. En primer lugar el miedo al fracaso. ¿Cuántas oportunidades no habrás desperdiciado en esta vida por miedo a fracasar? Aquel/la chico/a que se sentaba al lado en el vagón de metro y a la que no te atreviste a hablar, aquel trabajo para el que no mandaste solicitud en la certeza de que no te iban a seleccionar, esa novela que nunca tuviste tiempo de empezar a escribir... La lista es infinita. Pero la vida pasa y el tiempo se agota y al final, como el último verso de un poema que leí una vez: "De cuanto pudo ser, ¡qué poco ha sido!".



El mensaje de 'Man on wire' es simple y claro: vive la vida como si andaras sobre la cuerda floja. Toma riesgos, haz proyectos, convierte los sueños en realidad. Uno de los cómplices de Petit se emociona al recordar LO QUE HICIERON y rompe a llorar en medio de la entrevista. Porque era un sueño imposible y el contribuyó a hacerlo realidad. Porque, aunque fue sólo durante unos minutos, vió dicho sueño, el fruto de sus esfuerzos, caminando sobre el aire delante de él, como algo completamente claro y tangible. Hasta los propios policías que detuvieron a Petit se emocinaban al narrarlo a la prensa: "Es algo que sólo puedes ver una vez en la vida".



A lo largo de todo el documental Petit va regalando todo tipo de claves preciosas para afrontar la vida. Por ejemplo, una de las primeras veces que visita el WTC, todavía en construcción, tiene la mala suerte de pisar un clavo que sobresalía de tal forma que éste le atravesó la planta del pie. ¿Mala suerte? No para ÉL, ya que él supo sacar provecho de tal circunstancia pues al entrar en las Torres Gemelas con muletas, la gente, más preocupada por ayudarle, SE OLVIDABA de pedirle CREDENCIALES o TARJETAS DE IDENTIFICACIÓN. Recapitulando: para aprender necesitas cometer errores (fracasar) y de los errores tienes que sacar provecho.



Toda la filosofía SUPERCEDURE va de eso. Poco es el tiempo del que disponemos para nuestras vidas y las élites nos arrebatan la mayoría de forma muy sutil. Nos distraen de la idea de nuestra muerte con cientos de trucos de magia, disfrazan nuestra esclavitud usando cadenas invisibles, nos entretienen riéndose de nosotros, fabrican de antemano todos los escenarios posibles de nuestra vida.


DEJAD DE SER ESPECTADORES y convertiros en VERDADEROS REVOLUCIONARIOS. Haced el ejercicio de recordar todos vuestros sueños o, si los habéis olvidado, inventad otros nuevos y esta vez, si es posible, intentad llevarlos a cabo. En el mismo documental, cuando el presentador preguntaba a Petit acerca de la posibilidad del fracaso el respondía: "Fracaso, no. No creo que haya nada más hermoso que morir haciendo aquello que te gusta y de la forma en la que has vivido."