buy unique gifts at Zazzle

Wednesday, 6 October 2010

Del estallido de la burbuja de oro a la lluvia dorada


No expende billetes de metro ni tabaco ni tan siquiera latas de Coca-Cola. Usted deposita 40 euros y la máquina le devuelve... un gramo de oro.

La máquina del oro se ha instalado en el Hotel Palace de Madrid y sus creadores se muestran encantados con la acogida que está teniendo: "Estamos recibiendo una demanda increíble. Nosotros también estamos sorprendidos. Por el momento, se nos ha agotado el lingote de un gramo", explica Joe Dreixler, director de márketing de la empresa alemana, Ex Oriente Lux.

La inversión mínima son 40 euros aproximadamente, pero se pueden pagar hasta 1.000 euros. Los precios se actualizan cada diez minutos en función de las fluctuaciones del metal en el mercado.

Son muchos los que se acercan a ver de cerca la máquina dorada, situada en un discreto rincón al lado de la recepción del hotel de lujo. Algunos se aproximan para tomarse fotografías; otros, a comprobar el precio del metal precioso y, también, los hay desconfiados que no se lo creen: "¿Una máquina de oro? Sí y voy yo y me lo trago", aseguraba un señor a la entrada del hotel.

Por el momento, sólo hay tres máquinas del oro en el mundo: en Abu Dabi, en el aeropuerto italiano de Bérgamo (Milán) y en Madrid. Pero, dentro de poco, no serán las únicas y otras siete comenzarán a funcionar en Alemania.

No sólo es una inversión. Algunos clientes compran los lingotes de oro de 24 quilates como un original regalo para una boda o para algún ser querido. "Las flores se marchitan después de tres días, pero el oro lo tienes para siempre. Nunca pierde su valor", afirma Dreixler.

Al hotel llegan todo tipo de clientes interesados en el metal precioso, según afirma el director general del Westin Palace Madrid, Marc Lannoy: la idea puede interesar "tanto a la abuela que quiere comprar un regalo para la nietecita" como al novio que quiere agasajar a su pareja.

La primera en Europa
El director del hotel vio que la iniciativa funcionó con éxito en Abu Dabi y comenzó a negociar con la empresa alemana Ex Oriente Lux para ser el primero en Europa en tener la máquina. La compañía se dedicaba hasta ahora a la venta on line de metales preciosos, pero, en vista del éxito obtenido, decidieron trasladar el negocio a pie de calle.

El mecanismo de funcionamiento de la máquina es sencillo: se deposita el dinero y sale una caja empaquetada con el lingote de 1, 5 o 10 gramos y con un recibo. Si el cliente no está conforme, puede devolver la mercancía por correo (si ésta se encuentra en buen estado) y se le devuelve el importe.

La máquina llega en un momento en el que el oro está alcanzado récords de cotización y la onza cuesta ya en torno a 961 euros. La previsión es que, mientras dure la recesión económica, el precio del metal precioso siga en alza.

"Estamos viviendo una burbuja del oro porque ahora todo el mundo se refugia en este valor seguro. La gente ha dejado de comprar acciones y prefiere comprar un valor tangible. Además, también está habiendo muchos países, como La India y China, e inversores que están comprando oro para especular", declara un joyero que prefiere mantenerse en el anonimato.

Poco a poco, cada día más turistas se acercan a ver de cerca la máquina del oro. Dos hondureños acuden maravillados a contemplarla. "No sabemos nada de ella, pero ha de ser caro", explica uno de ellos tras hacerse unas fotografías. "Es algo novedoso. Nunca lo habíamos visto. Si tuviera el dinero, ahorita lo compraría", asevera su amigo. Ahora, sólo falta comprobar si la fiebre del oro será una moda pasajera o si ha llegado para quedarse.
_______________________________________

Lo anterior sólo puede significar una cosa, EL FINAL SE ACERCA, amiguetes. Aún resuena en mi memoria la famosa coletilla 'El ladrillo nunca baja' que no paraban de repetir los borregos cual cantinela de patio de colegio. Seguramente los mismos que ahora repiten 'El oro es un valor tangible; NUNCA BAJA'.

Vamos a ver: un borrego introduce un par de trozos de papel en una máquina y obtiene un pedazo de metal a cambio. La máquina propiedad del chulo de turno gentilmente muestra la cotización puntual del inductor, el oro, para garantizar a Don Borrego QUE en ningún caso HA SALIDO PERDIENDO con el timo del TOCO-MOCHO que le acaban de meter cual dardo sansebastianesco sino que la cosa ha quedado a la par, eso sí, con LA PROMESA DE QUE LA BURBUJA NUNCA ESTALLARÁ y que por lo tanto su riqueza se incrementará hasta el infinito, por lo menos. Y es que los que venden oro con máquinas expendedoras prefieren quitarse el pan de la boca con tal de tener contentos a sus clientes... por qué iban a aspirar ellos a la promesa futura de cien cuernos de la abundancia volando pudiendo conformarse sacrificadamente con la ENERGÍA del pájaro que tienen en la mano?

A ver, que quede claro de UNA VEZ POR TODAS: el DINERO no vale NADA, el ORO no vale NADA. El valor percibido de ambos se basa en LA FE EN UN ESQUEMA PIRAMIDAL. Ahora bien, cuando en un esquema piramidal los de lo más alto empiezan a dar el BIEN ESPECULATIVO a precio justo de mercado es sencillamente porque se espera que A CORTO PLAZO el BIEN baje de PRECIO o que no suba en la misma proporción que el valor relativo del dinero entregado en el intercambio.
A qué PÚBLICO puede estar dirigido un INVENTO SEMEJANTE, acaso a las famosas élites que a diario frecuentan el Hotel PALACE?

Veamos las claves del artículo:

1) Poner la máquina en el hotel Palace - clásico inductor 'efecto teléfono móvil cuando ni dios tenía uno'. Lo que los borregos ignoran es que el Palace y el Ritz YA NO SON LOS QUE ERAN. Hoy en día cualquier fulano PUEDE PASAR TRANQUILAMENTE UNA SEMANA EN DICHOS HOTELES, incluso con la crisis, y sin que su economía borreguil se resienta especialmente. Es como los coches en los años 80; recuerdo que por aquel entonces no veías un BMW ni en pintura. El parque móvil consistía principalmente de Renaults y Seats, pero de repente, desde comienzos de los 90, BOOOM, resulta que hasta el mozo de carga del supermercado de la esquina tenía uno. Es acaso que mejoraron las condiciones? NO, SIMPLEMENTE aparecieron los PRÉSTAMOS RÁPIDOS AL CONSUMO, LAS HIPOTECAS BARATAS Y EL DINERO FÁCIL (De contraer como DEUDA, claro) lo cual produjo un aumento brutal en la inflación que fue disimulado gracias a la EXTERNALIZACIÓN (explotación de los países de tercera regional) y a la consiguiente pérdida de calidad del producto un BMW en 1980 > BMW 1990 > BMW 201o y lo mismo se aplica de vuelta con el Hotel Palace: una suite en el PALACE en 1980 > Misma Suite en 1990 > Misma Suite en 2010 - Cierto, la suite es la misma, claro, lo que se abarata la calidad en los productos y servicios que ofrece el hotel: El Moët et Chandon y el beluga de 1980 > al de 1990 > al de 2010; la calidad del servicio de limpieza de 1980 y su sueldo > a la calidad en 1990 > calidad en 2010 y así hasta el infinito. Para resumir, EL PALACE es el LUGAR PERFECTO para inducir al BORREGO que se cree que es élite por ponerse una chistera y llevar monóculo.

2) La prueba de lo anterior es cierto es que justo los lingotes que se han acabado SON LOS DE 1 GRAMO (Guaaaauu, VAYA INVERSIÓN para tratarse de Muchimillonarios con COPAZO DE COGNAC Y MONÓCULO EN EL FONDO!)

3) La frasecita: las flores se marchitan después de tres días pero el oro lo tienes PARA SIEMPRE (hasta te lo puedes llevar a la tumba o forrar tu ataud con él) y... ANTENTOS... NO PIERDE NUNCA SU VALOR. A QUÉ OS SUENA ESA FRASECILLA INOFENSIVA? justo, la misma que se oía todos los días en la calle antes del estallido de la burbuja inmobiliaria: 'QUÉ VA, SI EL LADRILLO NUNCA BAJA....' Por cierto, Las flores se marchitan después de tres días... (Una referencia muy ilustrada)

A ver, amiguetes, el oro borrego sobre el cual se está creando la burbuja ahora mismo representa menos de un 10% de la cantidad total de ORO EN EL MUNDO. Adivinais quien tiene en su poder el 90% del ORO restante? Quién puede hacer dumping con el oro cuando le salga de las pelotas hasta conseguir que la muchedumbre borrega lo regale a manos llenas por las calles justo unos minutos antes de suicidarse arrojándose por el primer rascacielos o viaducto que les pille a mano?
Pero seguid, seguid escuchando a vuestros dioses humanos, al opusdeísta niño pera Marc Vidal, o al agente Alex Jones y veréis que bien os va.