buy unique gifts at Zazzle

Wednesday, 30 December 2009

El “agnatio” romano y la elite


Éste post nace en auto respuesta a mi propia pregunta realizada 2 post atrás:


“Yo me pregunto… quién estará mejor adaptado para sobrevivir… el que nace oveja y logra despertarse, o el que nace como hijo de la elite y es educado y formado para ser pastor…”

¿Quién tendrá una visión más clara de la realidad, y por ende, el que podrá sacar más provecho a su cerebro racional? ¿el autodidacta, que con esfuerzo, y paciencia, va recaudando información poco a poco, para ver distintos puntos de vista constantemente para enfrentarlos en su mente y en los hechos para extraer la verdad y sacar el suyo propio?, ¿o el que fue educado con cierto número de autores, y por ende no ve más allá de lo que esos autores pensaron por él?

¿Sería correcto estas afirmaciones si la llevamos al plano oveja despierta / elite formada de nacimiento?



He llegado a la conclusión que la verdadera elite, no pasa de generación en generación de padre a hijo, sólo la elite “común”, que vemos en la TV hace eso.


Esto en realidad no lo sé con exactitud. Pero llego a esta conclusión, como consecuencia de razonar, por mi propia pregunta.

Si un despierto autodidacta, puede exprimir el jugo de su cerebro mucho más y mejor que un “educado”, por el ¿simple? esfuerzo de buscar en todos lados para extraer la verdad, en vez de tener una cierta cantidad de información a la cual ajustarse como creemos hace la elite, con sus hijos.

Los verdaderos puestos detrás del trono, serían para personas que han llegado a merecerlo. Y no para puestos “familiares” como hijos, sobrinos etc.

Solamente a quienes han ido más allá del simple echo de leerse “los libros” de rigor. Y por ende, eso no puede ajustarse a la relación “padre-hijo”, (porque todos sabemos que no todos los hijos son capaces de hacer ni pensar como sus padres por más educación fabulosa que reciban)

Así y todo, si las familias de la elite que más o menos conocemos (Rockefeller, Morgan etc.) no todos sus hijos o parientes son la elite, porque no todos ellos llegan a iluminarse con la información que ellos mismos dan a conocer. Ellos van avanzando en las escalas para ser “la verdadera” elite y no una elite más común y corriente.

Obviamente que es más fácil llegar a ser verdadero elite naciendo en el ceno de la familia Rockefeller que en una familia “Pérez” o “González” etc. ya que los libros que los Rockefeller leen no son los mismos que los de los “Pérez”

Por ello, muchas veces falta “personal” en esas propias familias, para llevar el cetro de elite, porque no hay ningún “heredero” que haya despertado su mente para llegar a ser de la elite dominante, en cambio, puede aparecer otro ser en una familia ajena, que si haya llegado a ese estado de iluminación buscada.

En la antigua roma, existía algo llamado “agnatio” que era una adopción civil.

http://www.scribd.com/doc/1444673/Diccionario-de-Derecho-Romano

Pero no en el término que creemos hoy día, de adoptar a un niño para criarlo nosotros. Sino que se adoptaba a una persona adulta, a la que veíamos atributos excelentes, que deseábamos fueran incluidos en nuestra familia, e incluso podíamos nombrarlo heredero a él y no a uno de nuestros hijos. (Uno no siempre tiene los hijos que quisiera y esta era la solución romana a esa cuestión.)

Por eso el ser hijo de un Rockefeller no te convierte en una verdadera elite, al contrario, te convierte en un acomodado y nada más. Los cetros son para los autodidactas, para los despiertos en todo sentido de la palabra, que al igual que nosotros tomamos en nuestras propias manos, la responsabilidad de autoeducarnos y autoformarnos, porque la verdad está allí para el que verdaderamente la busque. Porque el camino más difícil, sin atajos, es incluso válido para ellos, que tienen todo el poder, porque incluso, ese poder es un peligro para ellos mismos, ya que como el poder corrompe, no pueden darle el cetro a cualquiera porque tenga un apellido Rockefeller, sino a alguien que realmente lo merezca.

Como conclusión, los que han despertado de su borreguez, y los que despertaron de su “elite común y corriente” son los verdaderos que están más adaptados a la supervivencia, ya que son los que forman el verdadero ente pensante y dominante del planeta. Sólo queda ver, que una vez llegado a ese plano de conciencia, aceptar, que como todo ser que está en el tope de la pirámide, haga lo que por naturaleza tenga que hacer, para mantener a la colmena funcionando. Depredar

Vuelvo a citarme, de un comentario dos posts anterior a este, para que veáis que el que esté en la verdadera cúspide, es el que no solo llega a comprender y utilizar las leyes naturales, sino también el que no se le mueve un pelo, por tomar decisiones amorales, en beneficio de la mayoría.


“Pongamos un ejemplo a escala reducida, como puede ser una isla desierta.
En un barco que naufraga, 100 personas se salvan y llegan a una isla desabitada.
Pero aquí está el problema, la isla con sus recursos de alimento, madera, agua potable, etc. sólo puede albergar cómodamente a 25, y muy incómodamente a 50.
Entre las cien personas todas tienen actividades distintas, hay un cura, un abogado, un escritor, un electricista, un cocinero, una prostituta, un presentador de TV, una ama de casa, una astronauta, un agricultor y así (ustedes imaginen el resto). También por ende hay ricos, que en realidad no saben hacer ni puta. O sea siempre han vivido del resto y no tienen nada que aportar, y aquí el dinero y el oro no sirven, porque saben que quizás nunca los van a rescatar.

Según la escala de valores de cada uno de los que lean estas palabras quién es el que tendría que sacrificarse (o ser sacrificado) para que el resto viva.
Y eso amigos míos, recae en los pensadores racionales como nosotros, que también están en el grupo, vestidos de distintas disciplinas.

Nietzsche pensaba que hay dos clases de hombres: los señores y los esclavos, que han dado distinto sentido a la moral. Para los señores, el binomio «bien-mal» equivale a «noble-despreciable». Desprecian como malo todo aquello que es fruto de la cobardía, el temor, la compasión, todo lo que es débil y disminuye el impulso vital. Aprecian como bueno, en cambio, todo lo superior y altivo, fuerte y dominador. La moral de los señores se basa en la fe en sí mismos, el orgullo propio.

Por el contrario, la moral de los esclavos nace de los oprimidos y débiles, y comienza por condenar los valores y las cualidades de los poderosos. Una vez denigrado el poderío, el dominio, la gloria de los señores, el esclavo procede a decretar como «buenas» las cualidades de los débiles: la compasión, el servicio —propios del cristianismo—, la paciencia, la humildad. Los esclavos inventan una moral que haga más llevadera su condición de esclavos. Como tienen que obedecer a los señores, los esclavos dicen que la obediencia es buena y que el orgullo es malo. Como los esclavos son débiles promueven valores como la mansedumbre y la misericordia. Critican el egoísmo y la fuerza.

Así como hay distintos tipos de hombres según Nietzsche, yo digo que también hay distintos tipo de pensadores, los pensadores dominantes y los pensadores dominados.
Los dominantes son los que razonan sin moral de por medio, ellos dominan porque no tienen límites a sus pensamientos. En cambio, el pensador dominado, como la palabra lo dice, están dominados por esa moral, que los retiene y les impide ver más allá de esa moral.

Volviendo al ejemplo de la isla, los pensadores dominados, no querrán tomar el problema con las manos, ya que rompe toda moral. Y dejarán que sean otros los que tomen las decisiones, murmurando a regañadientes lo desalmados que son.
En cambio, los pensadores dominantes, tomarán esa decisión, se plantearán que actividades pueden ser de utilidad en la isla, y cuales no. Y de las que no, que tipo de gente es, y si puede servir de otra cosa, para luego hacer un tipo de filtro, con el cual plantear la supervivencia de todos los más aptos para la supervivencia de la mayoría. Luego de tomadas las pautas, la llevarían a la práctica.

Cada uno ha de plantearse, que clase de pensador es, y en el caso de tener que tomar decisiones que van en contra de la moral de cada uno, si somos capaces de tomarla con la mano, o cederla para que sea el otro el que decida por uno.”


El poder de manejar todos los hilos, no es algo fácil, pero como la vieja frase dice:

“Es un trabajo sucio… Pero alguien tiene que hacerlo”

No puede ser mejor para graficar esto.

Tuesday, 29 December 2009

RECHACE LAS IMITACIONES


A menudo me he planteado que si bien parece haber tantas leyes naturales que limitan al ser humano, y se usan habitualmente para oprimirlo, de acuerdo a mecanismos que no podemos alterar, bien podría haber una forma de hacer trabajar esos mecanismos en beneficio de la Humanidad, sin necesidad de forzar nada, puesto que eso siempre genera un efecto de rebote en sentido opuesto.

No pretendo negar que el egoísmo es una característica definitoria de este Universo y del ser humano, seguramente la principal, o que la depredación esté a la orden del día, sino que ese egoísmo se expresa -se manifiesta- de más de una manera en la Naturaleza:

Existe el gregarismo cuando uno solo, por muy depredador que sea, no puede lograr sus objetivos por separado.
Existe la simbiosis cuando destruir al otro para tomar lo que tiene, o privarle de recursos es menos productivo que mantenerlo como está y relacionarse/pactar con él; incluso podría ser contraproducente no ser simbiótico.
Existe el comensalismo y el neutralismo, cuando depredar por depredar es una gasto inútil de esfuerzos sin recompensa clara; el respeto a formas de vida que cumplen su función en otro nivel es una forma de dejar trabajar a la Naturaleza, y así nace el respeto. Lo que no tolera la Naturaleza es el abuso del respeto por los débiles que pretenden vivir a su costa, porque es generosa pero no derrochadora.
También es verdad que existe el parasitismo, a través del cual se transmiten enfermedades y dolencias. Se podría argumentar que los parásitos cumplen su funciòn en otro nivel, y de hecho proliferan en determinadas circunstancias, e incluso tienen sus depredadores y parásitos. Nada es casual o porque sí.

Intento aclarar que la cooperación es una estrategia válida incluso desde un punto de vista egoista, o como una forma de egoísmo compartida e interesada, pero también imprescindible aun siendo ciega. Cada ser humano es en gran medida como cualquier otro, como los componentes de un organismo o sus células, actuando individualmente según su función, contribuyendo a la salud del organismo como un todo, no a su destrucción, al menos cuando lo hacen trabajando en conexión entre sí y de acuerdo a su naturaleza. Se puede argumentar que un organismo es como una dictadura en que cada célula es inconsciente, y recibe todo lo necesario a cambio de su libertad para irse; sin embargo esa es la otra cara de una misma moneda, pues tiene toda la información necesaria para el organismo, y cada una es necesaria, o no existiría, luego debe actuar según lo que es y sólo lo que es para sobrevivir. Lo contrario es una bacteria, libre y parásita, o recicladora de desechos, o cualquiera que sea su lugar en el todo, puesto que se limita a adaptarse a las posibilidades facilitadas por el entorno, en incluso ella es un organismo con partes, formando parte de un conjunto interconectado ¿creen las hormigas que actúan por su cuenta libremente, o son conscientes de estar organizadas a un nivel superior?. Lo más destacable en este esquema de cosas es ver que la evolución ha dado en asociar células o unidades que logran juntas algo infinitamente superior a cuanto los seres unicelulares alcanzan por separado; incluso se desprende que la Naturaleza asocia lo simple en lo complejo para metas mayores ¿cómo si no explicar que los átomos parezcan asociarse "solos" para generar estructuras orgánicas vivas? Todo puede contribuir, siempre que cada cual actúe según lo que verdaderamente es.

Como se ha dicho en los comentarios de un hilo anterior, la Naturaleza tiende al equilibrio, por eso acorta la vida de los que comenten excesos, o enferma el cuerpo como primer aviso, y lo mata si insiste en su conducta, para que se descomponga y los componentes puedan reorganizarse. Expongo una analogía en la que, a diferencia del organismo, las "células" pueden ser conscientes de su lugar e influir sobre el control del organismo para que no cometa "excesos". Sigo creyendo en ello, en lograr un equilibrio de acuerdo a los mecanismos naturales, mediante principios que parecen ideales, o se nos hace creer que lo son, cuando se trata de verdades crudas. Citemos algunos:

-La miseria de uno es la miseria de todos. Desde luego, ya sea material o espiritual; la pobreza que obliga a trabajar a muchos niños en Asia se convierte rápidamente en puestos de trabajo perdidos aquí debido a la "deslocalización", efecto boomerang provocado por los objetivos financieros empresariales, y nuestro consentimiento cuando compramos a precios irrisorios para compensar lo que dejamos de percibir por otra parte. Otro ejemplo análogo son las guerras mundiales, que fueron consecuencia de devolver a Europa lo que jamás se dejó de hacer y se llevaba practicando décadas, de hecho siglos, fuera de ella. El equilibrio se restablece solo, o por la fuerza.

-La propiedad es un robo. Al menos necesita de uno para conseguirla, por parte del comprador, o a este; cuántos magnates de oscuros orígenes nos podrían ilustrar al respecto, pero cuando el robo es a plena luz del día y ante las narices del pardillo, preferiblemente con su consentimiento, lo llaman timo, o truco, o bien se inventan algún eufemismo para que ni siquiera entonces lo parezca, como "hipoteca".

-A cada uno según sus necesidades y de cada uno según sus capacidades. Lo hemos visto en este blog antes: el balance final de lo que se quiere aportar y recibir es responsabilidad de cada uno, y más arriba vemos lo que pasa cuando nos lo saltamos, que se rompe el equilibrio y lo pagamos "enfermando" el organismo colectivo. Suele ser la consecuencia de querer aparentar lo que no se es, o de no entender la utilidad natural de la depredación y la lucha como mecanismos de supervivencia, control y equilibrio del todo, así como la variedad de relaciones entre individuos.

-El conocimiento es de todos. Más de lo que podríamos pensar, no sólo el derecho a su acceso sino su autoría, pues se crea entre todos y es tanto mayor cuantos más participan; cuando se restringe la circulación de ideas (y no solamente por vía represiva), el grado de conocimiento del conjunto se resiente, se deteriora; de modo opuesto, la velocidad a la que se avanza en cualquier disciplina científica o técnica se puede medir por el número de mentes lúcidas que trabajan en ella, y a menudo se desprecian los saberes más prosaicos que dan a luz, por refinamiento posterior, brillantes invenciones o descubrimientos; se esconde la obra colectiva magnificando la figura del inventor solitario y genial: Leonardo, Newton, Tesla... Sin pretender disminuir sus méritos, hemos de reconocer que nos bombardean con esos nombres, pero no nos dicen nada de la gente que trabajaba previamente en los mismos problemas y al mismo tiempo, aportando algo de lo que acabó siendo el resultado final, creando incluso soluciones alternativas posteriormente ignoradas, no por la Élite, que puede rescatarlas mucho tiempo después.

La Élite sabe todo esto, de ahí que fomente un mecanismo tal cuando le interesa adquirir poder real a través de las invenciones, mientras se dan vueltas en círculos durante siglos en temas de conocimiento social y humano (que no necesita incrementar). Del mismo modo, cuando no interesa, adultera el mecanismo por la vía de la masificación, o de la industrialización de la enseñanza usando por ejemplo el concepto de "productividad" de las instituciones evaluándola por el número de titulados, o en el mejor de los casos su calificación en exámenes oficiales, y no por sus logros individuales posteriores, aplicados a la teoría o la práctica (por sus frutos los conoceréis).

A propósito de este índice numérico: uno debería tomar el número de titulados en cada carrera que han creado algo nuevo en su campo, lo que sea, método, máquina, sustancia, aplicación, nuevo o mejorado, más efectivo, mejor utilizado, y dividirlo por el número total de titulados en los mismos estudios. Nos llevaríamos una sorpresa mayúscula en términos de rendimiento; una sorpresa que nos dice mucho, pues el mundo profesional está lleno de gente que aparenta lo que no es, y dedica gran cantidad de tiempo y esfuerzo para disimularlo, intentando incluso convencerse a sí mismos de que no son realmente unos zoquetes funcionales. Es lo que genera una sociedad de grandes escritores de ficción "rellenadores de páginas", y muy pocos creadores científicos, técnicos ¿Le va bien esto a la Élite? Desde luego, pues crea "colaboradores" que no tengan verdadero criterio para oponerse a ideas que parecen surgir de la nada, y al mismo tiempo saboteen a los verdaderos profesionales saturándolos con tareas realmente útiles que ellos mismos son incapaces de hacer (en el mejor de los casos), mientras se dedican a lo único que pueden entender y, de hecho, se ven abocados a hacer para sobrevivir (porque esa ley natural sí la tienen clara): preocuparse del margen económico y financiero anual, del número y no del cómo, por lo que se convierten en gente coaccionada y comprada; pienso sinceramente que no se compra a la gente porque haya pobreza, sino que hay pobreza (no sólo monetaria) para poder comprar a la gente. Pensemos: la mediocridad debilita al individuo.

Esta gente pertenece a todos los campos: políticos, empresarios, técnicos y científicos, abogados... lo que queráis. Si hablo como un experto, me comporto como un experto, tengo las mismas actitudes orgullosas de un genio, visto y vivo como uno de ellos, luego soy uno, así de fácil. Un ejemplo de libro son los políticos: los socialistas adoptan la actitud del progre cercano al ciudadano medio con todas sus contradicciones, mientras los populares adoptan la pose del dominador de la situación que se toma las cosas en serio, del triunfador; en caso de duda (los días posteriores al 11-M son ilustrativos) envárese, ponga cara de mala leche, hable con tono grave y despacio, dé confianza en que todo está controlado... y espere que pase la tormenta; lo malo es que si no pasa, se les transparenta la agresividad del desesperado que no tiene respuestas.
El sistema en su conjunto crea mediante la masificación mencionada antes, y la industrialización del conocimiento, arrojar a millones a la mediocridad, colocándolos donde ellos creen que deben estar, para ser allí manipulados, y no donde su naturaleza los había destinado para sentirse plenamente vivos.

Igual ocurre con los que consideramos triunfadores, que dan un pelotazo y se creen magnates, o "de clase media-alta". A estos sólo se les puede decir dos cosas:

1) no puedes perder la humildad porque nunca sabes cuando la vas a volver a necesitar.
2) las grandes fortunas no se amasan o conservan en tiempos de bonanza, sino de crisis.

Toda esa gente que actúa como si fueran la Élite del mundo -haciéndoles el juego y, sobre todo, ocultándolos involuntariamente-, sólo logró empezar a entenderlos cuando les di un nombre: IMITADORES.

Uno de los pocos comerciales serios que he conocido afirmaba que en su profesión (podría ser cualquiera) nadie en todo el mundo tenía una idea realmente clara de cómo resolver los problemas, y que si no se hundía completamente era porque parecía haber una inteligencia superior sosteniendo toda esa estructura virtual. Otra vez el Espíritu Santo, la dejadez de responsabilidad en la espera de que las dificultades se arreglen solas, para no reconocer que si no te preocupas de lo tuyo, está claro que lo hará otro... en su propio provecho, y por ello le interesa que tú no lo hagas.

Quiero ilustrar lo que digo sobre los IMITADORES comentando una película poco conocida: "The Prestige" o "El truco final", con un secundario Michael Caine muy acertado, y ciertas señales que me llaman la atención. Al menos esta es una lectura posible.

Es la historia de dos magos famosos en la Inglaterra victoriana, obsesionados con la fama y la rivalidad entre ellos, persiguiéndose mutuamente para descubrir cómo lo hace el otro. Si alguien no la conoce y tiene interés en verla, que se salte estos párrafos y el video que expongo a continuación:

http://www.youtube.com/watch?v=hx3vQOyYjCU

Podemos ver que sus vidas giran en torno al alcance de las mentiras que producen, inocuas para el espectador en principio, que lo entretienen mientras se preguntan cómo pudo el mago hacerlo, cuando en realidad era tan simple como usar un artilugio mecánico, o un doble, y se ven arrastrados por el mantenimiento del secreto, que pagan a un precio altísimo en forma de sacrificios personales intolerables, dispendios espectaculares, o recurriendo a fuerzas extremas de la ciencia, como la proporcionada por Tesla, quien nos habla de la Élite.

Quizás en el vídeo no se ve bien, pero la máquina que realmente procura la transportación está guardada en una caja en forma de pirámide truncada. Sólo falta la etiqueta: "con permiso de la Élite", y siempre a algún precio demasiado alto para el imitador-prestidigitador, como es el ahogo de su replicante, es decir, de una parte de si mismo. El otro mago y su hermano pierden sendos amores de su vida y dos dedos de una mano, para poder mantener creíble su mentira ¿alguien recuerda el post sobre "Dune", el vídeo de la caja y lo que hace un animal atrapado en un cepo?

El truco siempre existe, y sólo los buenos observadores que no han sido prejuiciados o despistados por el entorno instructor pueden verlo, los demás sólo lo intuimos preguntándonos qué se nos escapa. Cuando vi en la MTV la biografía de Trump, quedé impresionado hasta que mencionaron que los primeros y aún principales negocios que tiene son: la inmobiliaria en Manhattan y los casinos en las Vegas, sin explicar de dónde salieron. Berlusconi era cantante en cruceros de vacaciones hasta que de un día para otro montó un emporio; tuvieran el talento que tuvieran, hay truco, y sinceramente también me da igual cuál sea, porque existe con independencia de las capacidades empresariales de estos dos. "...el mundo es despiadadamente real."

Hay gente que va por la vida de triunfadora y nos deslumbra, pero nada es gratis, ni es cierto el mito del talento y el trabajo duro, sólo el sacrificio y lo que estés dispuesto a dar a cambio de lo que ansías. No importa si consigues una posición o no, lo que importa es lo que te sacan mientras inviertes tiempo y te sacrificas en conseguirla, con "esa mirada atónita" en la cara.
Visto así, parecería que el trabajo es una carga insufrible y la prosperidad una mentira. Realmente, no es así: uno debe hacer aquello que le motiva, satisfacer su curiosidad y desarrollar todas las facetas de su ser, disfrutando del tiempo que pase haciéndolo, porque es su tiempo, y si nos damos cuenta, a cada cual le pertenece aquello que haga mientras lo hace. La alienación del trabajo existe para alejarnos de esa verdad, a pesar de que parece que es contraproducente para el sistema. Se podría decir que el amor es la respuesta: al trabajo bien hecho, a la familia, a los seres más cercanos, al lugar en que vives; esto lo he sacado del discurso con el que Hitler reclutó a Speer en 1931, claro que olvidó mencionar que ese amor suyo incluía matar a más de 50 millones de personas, y arrasar un continente y medio, pero son las cosas que tiene el mentir con la verdad.

Cuando uno es niño y se pregunta cómo lo hacen los bancos para construir semejantes edificios a base de guardar el dinero de la gente, no piensa que hay truco, lo mismo después cuando crece. Cuando se pregunta qué hacer cuando falta dinero, lo primero que dice es: imprimir más billetes. Lo aterrador es que los bancos usan el mismo pueril truco, pero como no tienen la fábrica de Moneda y Timbre a su disposición, ni les interesa una inflación demasiado evidente, se inventan el coeficiente de caja, y así imprimen billetes virtuales en sus libretas para poder, encima, venderlos con interés bancario, a ser posible a un estado, porque las empresas colectivas, aun las más absurdas, tienen mayor garantía de éxito si son colectivas; sin embargo, sigue siendo un truco tan simple y fácil que nadie cae en él.

Desde el punto de vista de la Élite, esto tenía sentido en la Era Moderna, adelantando a los aventureros dinero simbólico que se convertiría en riqueza real mediante el saqueo del mundo por colonizar; en cambio, hoy en día el mundo agotado no puede finiquitar el sistema imperial, aún de facto vigente por lo aquí expuesto, sin abolir el sistema bancario tal y como lo conocemos.

La frase final de la película es reveladora: "...lo que queréis, es que os engañen."

Efectivamente, el lado femenino ataca de nuevo: "¿que si puedo resolver un problema que ni usted conoce bien, ni yo sé cómo se puede atacar? Por supuesto que sí, dice el imitador de experto. Le aplicaré la solución borreguil de siempre, que aplico en todo y no me atrevo a modificar, y ya usaremos la retórica para maquillar lo que falte". Esto ocurre en entornos empresariales mayoritariamente integrados por hombres, curiosamente.
Los demás, queremos que nos fascinen con la vida de los ricos y famosos, o cualquier otra bagatela vital, o bien obtener dinero fácil, o hacerse rico comprando pisitos. Soñar con el éxito espectacular, casi mágico de los triunfadores, de los que hablan como si fueran sabios, confiar en la salvación que ofrece la medicina o la ciencia. Sí, queremos que alguien domine la situación por nosotros, así nos educan; y poder quejarnos amargamente cuando tomamos responsabilidades por nosotros mismos, a pesar de que no deberíamos ni dudar en hacerlo.

Lo mismo aplica en la conspiranoia: de ahí la utilidad de ciertos personajillos, que nos digan lo que tenemos que considerar cierto o falso para calmar una inquietud instintiva hacia la realidad que nos rodea, y poder culpar a alguien, en este caso las élites, no a nuestra parte de responsabilidad. Es el análisis personal del entorno y de uno mismo aquello que da una pista de la conspiración, el deseo de que las cosas funcionen como si no nos dirigiera nadie y no existiera la Élite, hasta que los sinsentidos y contradicciones saltan, no solamente la información en unos documentales que circulen por ahí.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La primera conspiración de todas, la principal y más peligrosa la perpetramos nosotros aceptando nuestras propias mentiras, nuestras propias trampas y trucos baratos, ignorando deliberadamente lo que no queremos ver, como si así pudiéramos engañar a alguien. En estas condiciones es perfectamente posible tolerar mentiras mayores, secretamente compartidas por los cómplices-imitadores.

¿Hasta dónde llega entonces el engaño? Por la ley del mínimo esfuerzo, justo un poco más allá de donde la mayoría es capaz de comprenderlo. No creo que haya toda una realidad paralela donde estemos encarcelados, sino más bien siempre la misma, configurada por nuestra capacidad de descifrarla, de suerte que lo que creemos que es posible o no determina lo que nos pasa. La Élite encripta el conocimiento de la realidad para quien sea capaz de entenderla, porque sabe que la mayoría tiende a entender mal o de forma incompleta hasta lo más sencillo; es más rentable mezclar mentiras y verdades para crear confusión y no poder rechazarlo todo de plano que crear toda una realidad paralela. Ellos ya se entienden y navegan por el mundo; el resto, sólo navegamos.

La conclusión final es que el mejor antídoto contra el engaño (y poder fluir según leyes naturales mutuamente beneficiosas) es ser auténtico, sin más. Reconocer los propios impulsos y sentimientos es una forma de evitar ser manipulado por ellos, pues admitir las limitaciones y la ignorancia es el camino para vencerlas; comprometerse completamente con algo es la mejor manera de no traicionarlo, ni tener que aparentar lo que no se es; y si no se es capaz, no te quedes a medias, porque vivir a medias no es vivir, es una existencia mediocre y sin vigor. Pero mientras uno busca, en el marasmo de la confusión, como decía Ortega y Gasset, el que se siente náufrago es el que verdaderamente pisa tierra firme, porque sabiendo que no hay nada seguro, lucha por hallar un camino y no es ya miembro de la masa.

Tuesday, 22 December 2009

Estar más Comunicados, nos Incomunica Mentalmente


Recuerdo que hace varios años, una de las primeras publicidades, que trataban de lavar el cerebro de las masas de ovejas, para imponer una necesidad casi a la fuerza. (disculpen no poder insertar un enlace para que puedan verlo, ya que no encontré esta publicidad en ningún lugar)

La publicidad era totalmente carente de dialogo (si mal no recuerdo), salvo la música de fondo, todo era para ser interpretado subjetivamente.

Dos mujeres adolescentes, a la salida nocturna de la discoteca, inocentemente vestidas “para matar”, llaman a su padre para que las busque, porque no hay taxis a la vista. En la vereda del frente, dos hombres con cara de violadores y asesinos seriales, miran con apetito a las indefensas ovejitas. El padre que se encontraba durmiendo junto a su mujer, se levanta presuroso y va en pijamas a buscarlas en el auto.
La publicidad termina en el final feliz, cuando los viles hombres se prestan a cruzar la calle, para hacer vaya a saber que cosa a las inocentes borreguitas, y el auto del padre estaciona en el medio y las salva, todo gracias al celular.

En esa época, la economía del hogar, repercutía mayoritariamente en el padre de familia, ya que el trabajo de la madre era más de ama de casa que el que es hoy día que pocas se pueden dar ese lujo (por lo menos en el país que vivo). La publicidad daba un excelente golpe bajo a uno de los mayores miedos de ser padre: que le pase algo a una de tus hijas, cuando no estás allí para protegerla.
.
La venta de celulares para adolescentes y con el tiempo para niños, se disparó a puntos insospechados gracias a esta publicidad, y produciendo lo que las elites venían queriendo desde hace ya tiempo. Que cada persona, ya sea niño, adolescente, adulto o anciano, tuviera un aparato celular en su poder.

Hoy en día no es raro, que padres borregos, en vez de regalar muñecas a las niñas, y autitos para los niños, les regale un celular, con todo lo que ello significa, para el crecimiento intelectual de sus hijos.

Pero como todo, la realidad es esta:

La siguiente historia es ficticia, pero quizás alguno se sienta identificado con alguno de los personajes… (Si alguno, no se siente para nada reflejado en esta anécdota, o nunca le pasó, conversando con un borrego, tiene muchísima suerte)



Dos amigos (los mejores desde la infancia), luego de bastantes años sin verse, se ponen de acuerdo, en tomar un café para ponerse al día, y volver a disfrutar de su mutua compañía.
Luego de los abrazos y los “¿como estás?, se sientan y mientras comienzan a platicar, piden un café.

- ¡Cuéntame que es de tu vida!
- Bien amigo mío, estoy estudiando de nuevo
- Felicitaciones, me aleg… BIP BIP!!!!......BIP BIP!!!
- Disculpa es mi celular…
¿Aló? A si que tal….

La conversación se estira unos dos minutos, hasta que al final corta la llamada.

¿Disculpa, era un amigo, que me decías?
No importa, te decía que estoy estudiando de nuevo, y me estoy por casar…
¡¡Increíble!! ¿Te casas, felicitaciones y quien es la afortunada?
- Te acuerdas de nuestra vecina María la del octavo pi….. BIP!!! BIP!!!
- espera un minuto por favor… Aló Victorio!! Si ya tengo lo tuyo, no te preocupes, mañana lo llevo, si ahora……

Esta vez la conversación por teléfono, dura un poco más que la anterior, y lo que era una reunión entre dos amigos, se convirtió poco a poco, en un foro, con gente, que nunca fue invitada.

Los amigos, estuvieron menos de dos horas reunidos y resumieron sus vidas a esas dos horas, pero si restamos el tiempo que tomaron las interrupciones de las más de 5 o 6 llamadas por teléfono, 8 mensajes de texto, y una alarma, redujo a poco menos de una hora, (que en realidad no fue muy provechosa, ya que cada vez que el celular sonaba, interrumpía y producía que el clima tan ameno del principio se rompiera, y el hilo de la conversación se perdiera varias veces.)

Nota: El individuo nunca apagó el celular. Porque no puede estar desconectado. Ya es un vicio... no lo apaga en el cine, ¿y creéis que lo apagará por su amigo? NO.

Incluso pueden observar a unas lindas amigas, que se ponen de acuerdo por teléfono para verse ese mismo día, para hablar de sus cosas, pero entre los planes y el cotilleo, que da la facilidad de apretar un botón y hablar con quien uno quiera, no se dan cuenta, que pasaron hablando por teléfono cerca de una hora y media, para que luego caer en la cuenta que cuando horas más tarde, al fin logran reunirse, ya se dijeron todo.

O el muchacho, que tiene 2.567 amigos en Facebook, y vive creyendo que eso es real, y sintiéndose bien por el echo de tener más amigos, que su primo que sólo tiene la “irrisoria” cantidad de 1.234. Al mismo tiempo, realiza sin cansancio uno y cada uno de los test que en Facebook figuran, que van divulgando toda su vida, forma de ser y sus gustos, para que todo el mundo vea, incluso personas que utilizarán esa información, para poder depredarlo mejor en el futuro.

Los ejemplos son miles.

Todos hemos estudiado desde niños los pasos para que se de la comunicación, siempre nos enseñaron básicamente esto: (ver grafico)



Pero lo que nunca nos dijeron, es que la comunicación sólo es importante y productiva, solo cuando existe el proceso de pensar antes de hablar, ya que eso es más importante que todo lo demás.



Como he comentado anteriormente, las nostálgicas cartas escritas a mano, con todo el “amor” (por decirlo de una manera) fueron asesinadas por los mensajes de texto de hoy.
El valor de la conversación de calidad, es cada día más y más vilipendiada, por la conversación fácil y sin relevancia, que la rapidez y el exceso de comunicación atrae.

Más rapidez y exceso de comunicación = menos pensamiento
Menos pensamiento = más estupidización
Mas estupidización = Menos problemas para la elite


Todo es parte del mismo plan, mantener estúpida a la masa borrega.

Las elites saben que la oveja, cuando le das libertad, siempre va a tratar de transformarla en libertinaje, porque esa es la naturaleza borrega.

Lo repito por las dudas que no haya quedado claro: Dale a un borrego libertad, y este la transformará en libertinaje, porque el borrego, es egoísta por naturaleza.

Eso es lo que realmente les importa a las elites, un mundo unido en la estupidización, para que incluso los que no quieran ser estúpidos, sean discriminados, por no serlo, para que en su soledad, ansíen en el fondo, volver al rebaño.

La comunicación en demasía, la comunicación “porque si”, la comunicación “rápida y extremadamente fácil” debilita al mismo espíritu del hombre, porque cuando dejamos de darle a la comunicación, el verdadero valor que realmente tiene que tener (un valor ALTÍSIMO) lo intercambiamos por lo que podríamos decir, como ejemplo, intercambiamos agua cristalina, por la negra coca cola.

Por las dudas, por si perdí a alguno en el camino, aclaro:

La comunicación es buena, la comunicación es una de las cosas junto con el dedo pulgar, el cerebro, etc. que nos ha hecho tan poderosos como especie. Pero sólo la comunicación racional, y que ha tenido por parte de cada una de las partes, un tiempo de meditación y elaboración mental, para responder. Nunca hubiéramos llegado tan lejos como hoy día, si en vez de hablar después de pensar hubiéramos hablado antes de pensar.

A mayor comunicación menor valor a lo que se dice.

En el sistema del futuro, la privacidad cada vez es más y más patrimonio de todos y no algo individual como derecho a cada ser humano, el sistema dicta hoy día, que hasta en el WC tengas que estar atento al teléfono celular.

Tan poco vale ya la privacidad, que somos filmados constantemente, y no solo eso, también nos pueden rastrear y comunicarse con nosotros vayamos donde vayamos, y la mayor locura de todo esto, es que a todo el rebaño le parece correcto.

¿Qué nos dictará el sistema en el futuro, si va todo tan y tan rápido? ¿Tendremos tiempo de pensar en el futuro? Al ritmo que vamos, lo más probable sea que no, por eso pienso, que las ovejas que despierten, lo harán cada vez menos y menos en el futuro, porque nunca tendrán tiempo de hacerlo, porque para despertar, hace falta tiempo, y es justamente eso lo que cada vez, tenemos menos.

Para pensar y razonar, hace falta tiempo.

Tuesday, 15 December 2009

El futuro es para la oveja femenina

Quiero comenzar el post, con un comentario, a la película remake “la máquina del tiempo” del 2002, y que el mismo comentario sirva como puntapié inicial al post.


Para los que hemos visto la original de HG Wells de 1960, la remake no puede ser otra cosa que una muestra de cómo todo está echo para enardecer, la manía humana de hoy día por complacer a las mujeres, porque son ellas el motor que hace funcionar todo el sistema actual.

Desde el comienzo, nos muestra otra historia, ni siquiera paralela a la original de HG Wells.

El científico, inventa la máquina del tiempo, únicamente como consecuencia, de haber perdido al amor de su vida, (una rubia perfecta según los cánones actualmente impuestos por los medios) en el momento más feliz y de realización personal (de ella). La entrega del anillo de compromiso, por parte de él.

El mensaje que ésta y todas las películas hollywoodenses de hoy día indica que está todo diseñado, para que todas las cosas giren a lo que las féminas dan valor. Todo tiene que girar en el amor, en la felicidad, la banalidad y el esnobismo, nunca en el saber, ni en el crecimiento intelectual y racional.

En la original, deja en claro, que el invento de la máquina del tiempo, tiene como meta, no sólo la búsqueda de un futuro sin guerras y sin opresión de la humanidad, sino también a la consagración de la curiosidad del hombre, y la búsqueda de respuestas, cosas que pareciera que son superfluas para la masa borreguil femenina, por ello en la nueva versión se deja de lado, porque no “vende”, convirtiendo a la película en “Light”.

No me malinterpretéis, no tengo nada en contra de las mujeres, sólo tengo en contra, que el mundo que vivimos es fiel reflejo del mundo venusiano y no el de Marte que tendríamos que vivir por lógica, y que la búsqueda de una mujer como compañera, que no esté atada al sistema actual es demasiado difícil, siendo que hay más mujeres que hombres (excepto en china claro ;D ).

La mujer no inventó nada (generalización muy cierta). Salvo algunos casos aislados, históricamente, siempre ha sido el hombre el que ha llevado la imagen mental de un problema a la solución lógica de ese problema. El hombre piensa, razona y crea. La mujer está “programada” para funcionar de otra forma, ya que solamente “utiliza”, sin siquiera preguntarse como está echo, para ella, todo termina con la utilización del elemento,.

La felicidad del hombre está ligada también a la compañera que elige, por ende, con el bombardeo mediático, todos los hombres constantemente, se ven influenciados desde niños, que la compañera a buscar tiene que tener la figura de una modelo de ropa de moda, y por ende, también en que como luce por fuera una mujer, es mucho más importante, que lo que tenga en el cerebro.




El círculo se hace vicioso, cuando las mujeres, comienzan a tratar de llegar a ese estándar casi imposible, llegando a absurdo de someterse a peligrosas cirugías estéticas, y preocupándose como meta principal, no en otra cosa que no sea su apariencia externa, y muy pocas veces la más importante que es la interna. El hombre oveja comienza a luchar por retener a las pocas hembras que llegan a ese ideal, gastando tiempo y gastando dinero, para llamar su atención, (ropa, autos, casas etc.) ya que esas mujeres, son las más codiciadas y por ende, ellas elijen a los hombres con más recursos para hacer su nido, porque el sistema les da el poder de hacerlo.

Si nos tomamos un poco de trabajo de ver como ha ido cambiando el concepto de belleza a través del tiempo, comprenderemos que cada vez más, se busca estilizar la figura femenina, para evitar el engendramiento de varios hijos.

En tiempos remotos, cuando la cantidad de humanos no estaba ni siquiera cerca al número de hoy día, la belleza femenina, era medida, en la cantidad de hijos que pudiera darle al hombre, caderas muy anchas, para facilitar el paso del feto, senos prominentes, para que puedan proveer de leche materna a la o las crías de ésta satisfactoriamente, y en el caso de necesitarse, las crías de alguna otra mujer, que por causas equis, haya muerto. Con el tiempo, se ha buscado suprimir la grasa del cuerpo femenino, siendo que esa misma grasa, es la causante de dicha belleza (ubicada en los lugares correctos). La grasa es saludable en el cuerpo femenino.

El hecho de enaltecer la belleza de una mujer flaca, sin caderas y con poco pecho (cuerpo inmaduro, como de una niña) nos muestra la imagen que nos han impuesto y que creemos correcta, para que tengamos menos hijos, o sea menos descendencia.






















Les parecería una locura hoy día, tener 10 hijos (ni hablar de más) pero antaño, no era una locura ni nada parecido era algo muy común. (Obviamente había más recursos para todos)

Incluso si nos remontamos a los albores de la humanidad, encontraremos que el canon de belleza era otro:


































El futuro es para las mujeres, no por sus capacidades, sino por sus debilidades. El hecho que sean menos agresivas que los hombres y también menos racionales las convierten en las esclavas perfectas, dado que son fácilmente manipulables y controlables.

En un mundo donde cada vez más se irá utilizando la fertilización in Vitro o la clonación, el hombre, irá quedando cada vez más y más relegado, hasta que al igual que la hormiga macho, sirvan únicamente para la reproducción y luego sea descartado.