buy unique gifts at Zazzle

Thursday, 26 February 2009

Soluciones a la Crisis. Como afrontar el ENDGAME

Desde 2001 hasta ahora los bancos os han estado echando una partida de Monopoly con su dinero de juguete. Un dinero que ellos entregaron 'generosamente' como deuda para que pudierais empezar a jugar la partida. De hecho, recuerdo, que cuando salieron los euros al mercado por primera vez, mucha gente coincidió en afirmar que su similitud con los de los juegos de mesa, a la vista de su colorido, era más que evidente. Y es que al final el dinero no está formado más que por papelitos de colores o números tecleados en un sistema. Sólo tiene el valor que la sociedad le quiera dar. Si la sociedad da una consideración excesiva al dinero, quienes lo emiten y poseen, los bancos, serán muy poderosos y tendrán un enorme control sobre cada aspecto de la vida de los usuarios de dicho dinero. Si, por el contrario, el dinero tiene un valor residual y lo que la sociedad aprecia son cosas materiales y tangibles, a las que se les pueda dar un fin inmediato y que tengan un valor en sí mismas como mano de obra, alimentos, herramientas, materiales de construcción... Entonces los bancos tendrán un poder marginal y el sistema será controlado por los sectores más productivos de la sociedad.

Los bancos no generan riqueza sino que la sustraen. Un banco es un parásito de la sociedad que va drenando un porcentaje del total de la riqueza que es generada por dicha sociedad, para justificar su propia existencia. Un banco es un apicultor que explota la colmena, que no es una abeja, ni se alimenta de miel, pero que utiliza dicha miel para poderla canjear por su propio alimento, el poder. Un apicultor no empatiza con las abejas, las explota y las mantiene con vida como algo de su propiedad. Eso es lo que hace un banco con los miembros de las sociedades en las que anida, los considera animales de granja, ganado, goyim... Cada cierto tiempo el apicultor tiene que reseleccionar sus poblaciones de abejas, dejando a un lado las más agresivas y menos productivas en favor de las mansas y más laboriosas. Una crisis o una guerra son, por tanto, mecanismos diseñados por los apicultores para eliminar a las abejas que no interesan de cara a las colmenas del futuro, que siempre tienen como objetivo aumentar la producción y el beneficio del apicultor.
Ahora mismo, por ejemplo, estamos experimentando el anuncio de una crisis provocada por los apicultores para generar un nuevo diseño de colmena. Un Nuevo Orden Mundial.

Mucha gente no sabe qué está pasando ni por qué, y lo que es más importante no sabe cómo. No saben que van a ser sometidos a un proceso brutal para poner a prueba su mansedumbre y capacidad extrema de producción, esto es, su capacidad para ser verdaderos esclavos.
He querido dejar una serie de consejos que son de aplicación sólo para aquellos que no quieran ser esclavos y quieran sobrevivir a la crisis.
El primer consejo es que desoigáis todas las soluciones que vengan tanto de medios oficiales como de medios alternativos. La clave es la desconfianza y el escepticismo en todos los aspectos. Desconfianza porque la crisis no ha comenzado todavía; hasta ahora hemos asistido al proceso de condicionamiento de masas para que éstas estén preparadas para lo que ha de venir, y escepticismo porque nadie tiene una bola de cristal. Los apicultores simplemente confían en que actuéis de la forma en la que ellos han planeado, lo cual tiene un fácil arreglo.
El objetivo del juego es simple:

SI LOS BANCOS Y LOS ESTADOS QUIEBRAN ANTES QUE LOS CIUDADANOS entonces los ciudadanos tendrán EL CONTROL. En caso contrario gana la BANCA y su plan, sea cual sea, se llevará a cabo sin OPOSICIÓN.

Por tanto, para todos aquellos que tengais préstamos la mejor solución es que dejéis de pagarlos YA. Llegado el momento podréis pagarlos en los juzgados sin intereses en virtud de la Ley Azcárate. Todo el dinero que dejéis de pagar guardadlo en una caja fuerte en casa. Recomendaría que convirtiérais vuestro cambio a Francos Suizos ya que Suiza se ha librado de sus reservas de dólares y su moneda no se verá afectada por lo que ha de ocurrir.

Los que tengais ahorros ya habréis comprobado que, debido a la bajada de tipos, os están rentando mucho menos. El consejo por tanto es que los retiréis del banco y sigais el mismo procedimiento de adquisición de moneda extranjera anteriormente descrito, principalmente francos suizos. Conservad siempre el dinero en efectivo, guardado en una caja fuerte, y en un lugar seguro y cercano a vosotros.

En ningún caso deberéis invertir vuestro dinero en oro. Los apicultores controlan las reservas mundiales de oro y pueden inundar el mercado en poco tiempo para producir su devaluación y arrebataros lo que os quede.

Como consejo tanto para el perfil de deudor como el de ahorrador, retirad la nómina del banco tan pronto os sea ingresada y pagad las facturas de suministros continuos (luz, agua, teléfono...) a la vieja usanza, Por giro o transferencia. Es más incómodo pero a la larga lo agradeceréis.

Anulad cualquier seguro médico o fondo de pensiones. Son una estafa y no os van a servir para nada. Todo el dinero que ahorréis, a costa de dicha anulación, lo podréis invertir en otras cosas más útiles dadas las circunstancias.

Dejad de pagar cualquier seguro que tengais contratado sea del tipo que sea a excepción del seguro del automóvil. Si podéis, cambiad el seguro del coche para que sólo sea de cobertura a terceros. Conducid con prudencia. Os ayudará a ahorrar combustible y a no tener que lamentaros por la decisión de tener un seguro de sólo cobertura a terceros.

Cosas supérfluas como subscripciones a televisiones de pago, revistas, juegos online, etc... Prescindid de ellas hasta que se vea como va a acabar la historia. Siempre podréis contratarlas de nuevo más tarde.

Cread una despensa, para ello comprad alimentos de larga duración y con un valor calórico alto en relación a sus dimensiones. Los frutos secos o el chocolate son excelentes a ese respecto. Tampoco estaría de más que os aprovisionarais de agua ya que es posible que pueda llegar a cortarse el suministro. El mismo consejo sirve para que os procuréis fuentes de energía alternativa al suministro habitual, como placas solares, generadores, bidones de gasolina, etc...

Si tenéis una hipoteca y teméis perder la propiedad, informaros sobre el procedimiento para declararse en bancarrota. De esa forma podréis paralizar casi todas las acciones contra vostros y conservar la vivienda al mismo tiempo. TENED EN CUENTA QUE LOS BANCOS NO TIENEN DERECHO A EXIGIR LA TOTALIDAD DE LA DEUDA HASTA QUE HAYA PASADO EL PERIODO ESTIPULADO (20, 25, 30 años). Si recibierais presiones en este sentido haced valer vuestros derechos.

Intentad formar grupos de subsistencia. Mantened las amistades en la medida de lo posible. Especialmente aquellas que estén dispuestas a aceptar estos consejos.

NO DEJÉIS que las EMPRESAS os despidan facilmente. VENDED CARO VUESTRO DESPIDO. Las empresas, de momento, no están siendo tan afectadas por la crisis como os han hecho creer. Los despidos y los expedientes reguladores son fruto de las presiones que reciben de los bancos. Las empresas también tienen créditos pedidos a los bancos, no lo olvidéis. En caso de que os quieran despedir no acudais a sindicatos mayoritarios como CCOO para que os defiendan. Afiliaros a los pequeños que lucharán mucho mejor por vuestros derechos. CCOO trabaja para el patrón.

Si montais vuestro propio negocio, que sea con vuestros ahorros en el caso de autónomos pero no dejéis de pedir dinero a los bancos en caso de empresas cuya responsabilidad sea limitada. Si el negocio falla declarad suspensión de pagos y que se autoliquide. En ningún caso dejéis vuestros proyectos a un lado por culpa de la crisis. La crisis tienen que afectar a los bancos exclusivamente, no a los sectores productivos de la sociedad.

Pase lo que pase no saltéis a la calle a enfrentaros directamente con los agentes del orden. Eso es lo que tienen previsto y les daría mucha más fuerza para introducir medidas excepcionales que ya tienen planeadas. Si conocéis a alguien que, una vez le falte el plato de habas en la mesa, quiera o pretenda llevar a cabo actos de vandalismo e insurrección, desaconsejadlo por todos los medios. En caso de situaciones caóticas o de crisis extrema con escasez de alimentos y recursos, lo mejor es quedarse en casa a esperar que pase el vendaval. Ellos, los apicultores, no van a tener mejor excusa para recortar libertadas e imponer medidas extraordinarias.


Vuestra actitud tendría que ser siempre lo más parecido a la resistencia pasiva propuesta por Gandhi. El juego tiene unas reglas, aprended a conocer esas reglas y a usarlas como armas contra sus diseñadores. Todo contrato, por injusto que sea, evidencia debilidades para cualquiera de las partes. Buscad esas debilidades y explotadlas en el peor beneficio de los apicultores.


Desconfiad de las promesas de mejoría espontánea así como de aquellos que os invitan a no hacer nada con el pretexto de ejércitos de extraterrestres o arcángeles prestos a enderezar la situación. Nada de esto va a ocurrir. El juego se termina cuando el Gordo diga que se ha terminado. Vuestra tarea es jugarlo en vuestro mejor provecho. Pero hay que jugarlo pues no basta con quedarse de brazos cruzados.


LA PARTIDA ES A UNA CARTA, recuerda, SI LOS BANCOS Y LOS ESTADOS SE ARRUINAN ANTES QUE LOS CIUDADANOS, estos últimos estarán a salvo y será su responsabilidad crear una nueva sociedad. EN CASO CONTRARIO ganará LA BANCA y los que no queramos ser esclavos estaremos en una situación muy delicada.


Si no negocias cada día tus derechos los acabas perdiendo en favor de aquellos que sí lo hacen.

Monday, 16 February 2009

La Crisis de la Colmena. La Ley de los Rendimientos Decrecientes

Como ya he explicado en anteriores artículos, las leyes naturales no pueden ser ignoradas sin más, De hecho son verdaderas imposiciones, superiores a cualquier voluntad y/o capacidad. Estas leyes se vuelven más claras y tangibles si se trata, por ejemplo, de volver atrás en el tiempo, o rectificar un error, pongamos una muerte que se ha producido como consecuencia de una concatenación de eventos desafortunados. Entonces es cuando llegamos a la conclusión de que no hay forma de vencer el orden del cosmos, o ni siquiera de desafiarlo con ciertas opciones de éxito. Es un orden inapelable y escurridizo a nuestros sentidos.



Uno de los principales problemas de la mente humana es que tiende a situarse en un universo teórico cuyos mecanismos no siempre pueden ser trasladados al universo real. Un ejemplo de esto son los llamados móviles perpetuos; artificios de la imaginación que desafían las leyes naturales. Mientras que por un lado son perfectamente lógicos para nuestros esquemas mentales cuando se intentan llevar a la práctica en el mundo real resultan ser verdaderos fiascos. Un ejemplo de móvil perpetuo sería un vehículo capaz de retroalimentarse de su propio movimiento, mediante un sistema de dinamos, y continuar, gracias a dicho sistema, generando la energía suficiente para seguir moviéndose y retroalimentándose y así ad infinitum... Ese vehículo es perfectamente factible en la IMAGINACIÓN, pero irrealizable en la práctica.



Otra ley natural interesante es la ley de los Rendimientos decrecientes. Esta ley se puede ilustrar con un ejemplo sencillo. Si una persona sola tarda 10 segundos en enhebrar una aguja podemos pensar que dos personas tardarán 5 segundos combinando sus recursos, cuando lo más probable es que tarden 15 ó más. Si seguimos añadiendo personas a la tarea, es posible que los tiempos se sigan incrementando exponencialmente por cada persona extra. Esto, naturalmente es una explicación muy simplificada pero que sirve para ilustrar los motivos de la crisis que está afectando a nuestra colmena humana como iremos viendo en los siguientes párrafos.



Pero antes y a modo de recapitulación, conviene recordar unas cuantas cosas. Lo primero es que el orden que establece el apicultor en su granja se basa en el endeudamiento de las abejas, esto es muy importante. El apicultor ofrece colmenas prefabricadas a sus pequeñas esclavas y por adelantado, además, en un el mismo paquete que contiene un aparente estado de bienestar y seguridad, y a cambio las explota para obtener un flujo continuo de miel, o o que es lo mismo, un flujo de poder. Recordemos también que, a todos los efectos, la miel funciona exactamente igual que el dinero y el dinero es siempre una UNIDAD de PODER que de forma similar a la electricidad debe fluir constantemente, ya que si se almacena usando un ACUMULADOR, por ejemplo, se podrá retener por algún tiempo pero luego, debido las leyes naturales, se irán produciendo pérdidas que acabarán por reducir ese poder a cero. Otra forma de entender el dinero es como tiempo de vida o de libertad. Los apicultores transfieren las unidades de tiempo de las abejas a su cuenta particular. Mientras las abejas trabajan para ellos, ellos se pueden dedicar a dar rienda suelta a su creatividad. Lo que no pueden pretender en ningún caso es acumular ese tiempo para utilizarlo más adelante. El tiempo que no se emplea siempre se pierde y esto último tiene sentido tanto para bien como para mal, por ello debe "fluir".




Antes de seguir quiero hacer un inciso para que quede clara una cosa. Esta página, en principio, no toma partido por nadie, pero si lo tomara no sería por el apicultor, desde luego. Tampoco por las abejas obreras acomodadas, y menos en tanto que sigan conformes con su situación. Tras años de intentos baldíos he llegado al convencimiento de que es imposible despertar a nadie y lo que es peor, que alguien que no está dispuesto a despertar no merece ni siquiera el esfuerzo. Por tanto, las únicas abejas a las que yo apoyo son aquellas con inquietudes, creatividad y espíritu crítico o capacidad para desarrollar alguna de estas características, y que por la razón que sea se hayan visto atrapadas como naúfragos en sus colmenas de IKEA, en Matrix o como lo quieran llamar y deseen o bien compartir sus puntos de vista o bien ayudar a que se produzca el Supercidio.




He querido aclarar mi posición porque lo que voy a explicar a continuación a más de uno no le va a gustar. Pero es la verdad y es lo que suele ocurrir con la verdad, que no agrada a casi nadie.



LA VERDAD ES QUE LAS ABEJAS SE ENTREGARON VOLUNTARIAMENTE COMO ESCLAVAS A LOS APICULTORES.



Muy cierto, pues de ser falso, además, no habría sido posible domesticarlas como es el caso de muchas especies de abejas salvajes.


Mirando páginas y páginas sobre la crisis y a la vez, sobre las teorías de la conspiración, he comprobado que mucha gente se encarga de difundir medias verdades, quién sabe con qué oscuro propósito. Explicando que el dinero se crea como deuda y generando la falsa impresión de que aquí se ha obligado, en algún momento, a endeudarse a alguien, cuando eso no es del todo cierto.

La verdad es que tanto el apicultor como las abejas SON CODICIOSOS, sólo que el apicultor es el único que se beneficia de la codicia de ambos. Podría decir lo contrario y hablaros de lo malas que son las élites y los buenos que son aquéllos pobrecillos que se han metido en hipotecas y préstamos impagables y se han quedado ahora empantanados en esta situación. Pero os estaría mintiendo. La VERDAD no se casa con nadie. No hay BUENOS ni MALOS. Hay depredadores que se hacen pasar por presas y presas que se creen depredadores. Tal vez lo único que falla en todo este sistema sea que, en principio, dentro de la misma especie no deberían existir instintos depredadores, aunque parece ser que eso ya forma parte de la condición humana. Yo todavía quiero pensar que no.

Por tanto el sistema es sencillo y similar a las estafas piramidales: el apicultor estafa a la abeja reina, la abeja reina a los zánganos, estos a las obreras y éstas últimas son las que al final pagan el pato. Pero esta estafa es completamente inevitable y por cada nueva pieza que se añade la va engordando más y más, una y otra vez. Millones de abejas tropezando con las mismas piedras, o subiéndolas como Sísifo a la montaña, no importan los esfuerzos hechos en vano. ¿Por qué ocurre esto periódicamente? Porque existen unas leyes naturales y cíclicas que son difíciles de digerir. Esto provoca que quienes son incapaces de soportarlas y por tanto, propensos a creer en ilusiones, mundos fantásticos y todo aquello que nada tienen que ver con el MUNDO REAL, acaben empujando a los demás por el precipicio fabricado por su propio delirio.


En el mundo real no existe el bienestar o la seguridad, para empezar. Tampoco la miel. La miel, como el dinero hay que fabricarlo con esfuerzo. Pero el apicultor es listo y conoce bien estas leyes. Sabe predecir el comportamiento de las abejas. A mi, por ejemplo, me cuesta mucho creer en un plan divino, pero enseguida entiendo que necesariamente tiene que existir uno, por el siguiente fenómeno: Siempre se puede apreciar un curioso desfase en la forma en la que funcionan las mentes de los semovientes con respecto a la realidad en la que habitan, lo cual no puede querer decir otra cosa que que son dos hechos con un origen muy distinto. La capacidad de los seres vivos de interpretar el mundo es, por tanto, genérica. Si se les introdujera en otro universo con otras condiciones ellos seguirían a piñón con su lógica particular. Terminada esta digresión proseguimos, decíamos que el apicultor conoce bien a las abejas como también conoce la realidad. Sabe que en el mundo real las colmenas no se fabrican sólas y menos justo al lado de campos de flores listos para ser libados. Pues si esto ocurriera sería porque alguien lo habría diseñado así. Las abejas, sin embargo, creen que el caos se ordena por casualidad y doblepiensan y teorizan sobre mundos con parámetros que no existen.... Infinidad de cosas extrañas que no tienen una explicación coherente. De esa forma, en vez de plantearse si no habrá truco en el hecho de encontrarse "por casualidad" una colmena "full equipe" en unas condiciones tan sospechosas, prefieren creer, sin embargo, que el caos se ha ordenado así, por arte de birlibirloque, y sin más preámbulo, deciden instalarse en la colmena que no han construído con su propio esfuerzo. Esto es lo que se dice pedir un préstamo.


El caso es que alguien ha tenido que aportar el esfuerzo y los materiales para construir la colmena y dicho alguien seguramente, quiera una recompensa por sus esfuerzo. La ley del mínimo rendimiento nos viene a decir que si no hubiera mayor recompensa en hacer algo las cosas sencillamente SE QUEDARÍAN SIEMPRE COMO ESTÁN. Ésta es la razón por la que existen los estímulos, para que los semovientes venzan su natural tendencia al mínimo esfuerzo y produzcan un resultado mayor que el estímulo que reciben, como si fueran transistores. Por tanto el apicultor no puede poner la colmena sin más, ya que si no las abejas se volverían vagas y dejarían de producir. Por lo tanto tiene que establecer, de algún modo, una dependencia de las abejas hacia él mediante un estímulo permanente, LA MIEL. Pongamos que el apicultor al principio se queda con el 25% de la miel y que completa el resto con agua y azúcar para que las abejas sigan viviendo. Las abejas gradualmente se irán acostumbrando a rendir un 25% menos de acuerdo a la ley del mínimo esfuerzo y por lo tanto el apicultor se verá obligado a recolectar el 50% de la miel para seguir obteniendo el mismo o mayor beneficio y hasta es probable que empiece a poner más colmenas para conseguir rendimientos que le permitan a él mismo vencer su propia ley del mínimo esfuerzo. Poco a poco la miel de las abejas se irá devaluando porque cada vez contendrá más agua y el apicultor deberá permitir que abejas extranjeras entren en la granja para seguir obteniendo beneficios crecientes. Las abejas extranjeras, al principio, estarán menos acomodadas ya que se encontrarán aún en el primer estadio y el apicultor aprovechará este hecho para explotarlas incluso más que a las otras para compensar las pérdidas debidas al acomodamiento que sufren las abejas originales. Con tantas abejas recolectando al mismo tiempo, los cultivos de flores se saturarán de polinizadoras y empezarán a rendir negativamente, como cuando se intenta enhebrar una aguja entre más y más personas. La miel, para aquel entonces, habrá dejado de tener valor alguno ya que estará completamente aguada y será tan abundante como el propio agua. Dicho de otra forma, el dinero dejará de tener valor.


Ahora la pregunta, ¿qué puede hacer el apicultor ante un exceso semejante de abejas con respecto a la escasez de los recursos necesarios para explotarlas y mantenerlas? ESE ES EL PROBLEMA AL QUE NOS ENFRENTAMOS.


Es cierto que el dinero se genera como deuda pero no por la naturaleza malvada del apicultor como se hace creer sino para ejercer control sobre las abejas que han preferido ser explotadas y protegidas por dichos apicultores antes que afrontar la CRUDA REALIDAD por ellas mismas. Ten en cuenta que el disponer de dinero en una sociedad liberal es un servicio y como todos los servicios tiene un precio (LA DEUDA). Tienes que calcular el coste de tener cajeros en cada esquina y en cada país del mundo, de la seguridad que da tener los ahorros almacenados y administrados por bancos y sobre todo, que muchos de vosotros habéis contribuído al endeudamiento y a la inflación tomando créditos alegremente cuando os ha convenido, sin que nadie os forzara a ello.


Pero no os confundais, el hecho de que el estafado sea tan culpable como el estafador no exonera a este último de culpa. El apicultor sabía como iba a terminar esto y ha empleado todo su poder para mutilar las alternativas. Ha bloqueado las vías de escape, con leyes que encarecían y dificultaban las salidas a la colmena hipotecada. Ha extendido su administración y sus redes de forma que los únicos reductos a los que escapar fueran desiertos y espacios invivibles. Ha fomentado una educación adulterada para las abejas desde muy jóvenes para mantenerlas en la ignorancia y las ha indoctrinado con todo tipo de basura y veneno para la mente y para el espíritu. Ha deteriorado todos los valores y ha hecho creer que él tenía la solución a todos los problemas.


Ahora que la crisis está empeorando a cada minuto es cuando se ve de forma cada vez más clara que se acaba el tiempo y que no hay salidas. No existen fórmulas mágicas, hemos entrado en rendimientos decrecientes. La única salvación posible para las abejas es que en el póker de los acreedores y los deudores ellas tomen la delantera. Si el apicultor quiebra antes que las abejas, éstas estarán salvadas, en caso contrario ganará la banca.

Sunday, 15 February 2009

Te están robando el Nuevo Orden Mundial

Hay que admitir que el apicultor es un genio diabólico o más bien que las abejas son, en realidad, ovejas disfrazadas. Las élites ya han diseñado el futuro y le han puesto una etiqueta: NUEVO ORDEN MUNDIAL y como por arte de magia, se han adueñado de ese futuro y de todo lo que en él pueda estar contenido. Llevan un siglo dándole vueltas al tema y condicionando a las masas con novelas como 1984, Brave New World, The Clockwork Orange, etc. Películas como Metropolis, Logan's Run, Brazil, Blade Runner, etc. Noticias, letras de canciones, mensajes subliminales, discursos... Llevan un siglo condicionándote para pensar que:

1) El Nuevo Orden Mundial, como quiera que les de la gana pintarlo, es bueno para ellos y malo para ti.

2) El Nuevo Orden Mundial LES PERTENECE. Ellos son los ideólogos y ellos tienen el CONTROL. No tú.

En pocas palabras, te están robando tu futuro y preparándote para que aceptes lo que en realidad les convenga. Están haciendo el juego del trilero con tu mente. Si quieres llegar a ser libre y entender la verdad tienes que empezar a pensar ESOTÉRICAMENTE y no como una oveja. Tú eres el dueño de tu futuro y tú eres el encargado de crear un NUEVO ORDEN MUNDIAL, uno que no incluya nada del viejo. Es tu fiesta, pero ellos ya se están autoinvitando, y llevan un SIGLO o tal vez más, enviando invitaciones a tus espaldas. A todos sus amiguetes menos a ti.

Lo primero que debes entender es que la élite ha sido educada de una forma distinta a ti. Para ellos tu pensamiento es simple y claro como para ti lo es el de un niño de educación primaria. Esto quiere decir que ellos ya saben como piensas de antemano y por supuesto cómo vas a reaccionar. Pueden predecir tus movimientos con anticipación. Por si fuera poco, tú les proporcionas información gratuita sobre ti a cada minuto que pasa. Recuerda, ellos te han enseñado a doblepensar y doblepensar se puede aplicar, por ejemplo, a lo que haces cuando por un lado sabes que el invento de Internet salió de los sótanos del Pentágono y de la infraestructura militar de la Guerra Fría y a la vez piensas que es algo que se les ha ido de las manos y que juega en contra de sus propios intereses. Tienes que entender que estas dos ideas no son compatibles, que para pensar una necesariamente tienes que excluir la otra y que sólo una de ellas puede ser correcta.


Vamos a ponerlo de forma clara para que se entienda: el apicultor es un experto en abejas, ha diseñado sus colmenas, sabe como funcionan a la perfección y es capaz de predecir cómo responderan las abejas en el 99% de las situaciones en las que se pueden encontrar. Pero el apicultor no ha llegado a este conocimiento por casualidad sino a través del empirismo, esto es, de la experimentación. La ciencia de las élites por excelencia no es otra que la sociología. Es imposible dominar a una sociedad a la que eres incapaz de entender. Nadie puede ser apicultor sin entender a las abejas. Esto es básico. Por tanto, en la colmena en la que habitas y que te rodea y a la que llamas sociedad, hay todo tipo de dispositivos diseñados bajo un modelo INPUT/OUTPUT en el cual ellos te dan un estímulo para obtener algo mucho más ventajoso de ti. Este estímulo puede ser desde crédito fácil, puntos para la tarjeta, educación gratuita, noticias absurdas en los periódicos, crímenes descabellados... Cualquier cosa que te ponga a prueba y que les permita obtener algo más valioso de tu respuesta. Ahora volvamos al ejemplo con INTERNET, me gustaría que identificaras la cantidad de inputs que recibes a cada segundo desde que abres el navegador y la cantidad de outputs que estás devolviendo cada minuto. Eres una mina de oro de la información para ellos. Googlemail, por ejemplo; su lema es: NO borres JAMÁS los emails de tu BANDEJA DE ENTRADA, que por una cuestión de ESPACIO ellos nunca te van a poner pegas. Un momento, esto es muy sospechoso. ¿Cuánto cuesta 1 GB de espacio? Los de Google tienen que sacar algo a cambio si tan generosamente te ofrecen espacio ilimitado para almacenar TUS DATOS PRIVADOS. Pero esto es una digresión ya que en realidad de lo que quería hablar es del robo del siglo.


Estoy harto de ver foros y sitios WEB aquí y allá, administrando terror e indoctrinamiento a las masas. Enseñándoles un futuro que o bien ya existe o bien que es totalmente inexistente como si fuera, en realidad, algo tangible y real. Están usando vuestras mentes para fabricar las ideas del futuro como quien dibuja un boceto en un lienzo en blanco para a continuación materializar la imagen final. Volvamos al colegio, porque durante tu estancia en el colegio las propias élites te proporcionaron valiosa información aunque luego te hicieron creer que en realidad era una pérdida de tiempo, cuando no lo era. Toda esta página, recordemos, se basa en la existencia de unas leyes naturales y de cómo esas leyes naturales equiparan, por arte de su gobierno, las reglas que rigen nuestra sociedad a las de una inmensa colmena humana. Hemos visto además el proceso de SUPERCIDIO o SUPERCEDURE que consiste en sustituir a la reina vieja o enferma por parte de las obreras por una nueva que sea capaz de salvar la colmena. Este proceso se basa en un proceso de renovación NATURAL que tiene lugar en las sociedades de constructuras jerarquizadas, y del que hay, a lo largo de la historia, infinidad de ejemplos de cómo las abejas obreras humanas deponen a sus reyes para sustituirlos por otros nuevos más jóvenes y más sanos. Os tiene que sonar la frase: el rey ha muerto, viva el rey. Esa frase no es más que la confirmación de que el proceso de supercedure ha sido durante siglos idéntico tanto en abejas como en humanos. Pero ya hemos visto que hasta, más o menos, el período de la Revolución Francesa, hubo un ANTIGUO RÉGIMEN de abejas colmeneras silvestres y que a partir de ahí, la sociedad humana se transformó a un NUEVO RÉGIMEN en el que las abejas reinas pasaban a estar bajo el control de un agente externo a la colmena, de un apicultor (LA BANCA, EL SIONISMO,...), así como la sociedad entera se convertía en una colmena de GRANJA, y todos sus miembros se sometían a la explotación de esa granja por parte de los APICULTORES (Banqueros Extranjeros a la Colmena). Un momento, para el carro, ¿me estás diciendo que esto es el resultado de un NUEVO RÉGIMEN?, ¿y no es un Nuevo Régimen lo mismo que un Nuevo Orden Mundial? Pues claro que sí. Las élites de apicultores actuales impusieron un nuevo régimen sobre las élites antiguas de abejas reina, y ahora, que ellos deberían ser los siguientes en ser suprimidos, por la ley natural del SUPERCIDIO, resulta que han sido tan astutos de preverlo, conociendo bien las leyes naturales, y en vez de dejar a las abejas obreras culminar el proceso acabando con ellos e instaurando un NUEVO ORDEN que les sea favorable a las propias obreras, les están haciendo creer que ese NUEVO ORDEN no es deseable, para así poder perpetuar su control, que sería el ORDEN saliente en dicho caso.



En definitiva, las élites os están robando el futuro haciéndoos creer que vuestro presente es mejor que ese futuro. Os están proponiendo un cambio en el que parecerá que todo ha cambiado para seguir siendo básicamente lo mismo y que siempre será mejor que las expectativas que os han hecho concebir previamente. Así, en el mejor de los casos, para ellos, consiguen imponer una dictadura mundial en la cual se vuelven totalmente impunes e incuestionables, y en el peor de los casos se quedan como están, que no es poco, con una oligarquía patocrática y tiránica en la sombra, que sobreexplota los recursos para mantener sus exigencias de poder y libertad de creatividad para sus planes.



Parte del ideario torcido que os están enseñando a confundir, que os están enseñando a doblepensar, se basa en cosas tales como las siguientes:



- Los ecologistas son malos porque quieren, nada menos, que exterminar al 90% de la población mundial.

- Que ellos (la élite) son malos porque quieren acabar con las fronteras y obligarnos a solidarizarnos y compartir nuestros recursos con la mano de obra del tercer mundo.

- Que ellos utilizan la excusa del cambio climático para sus planes y que por tanto esa excusa es espuria, es un pretexto para limitar el consumo exagerado y forzarnos a aprovechar eficientemente nuestros recursos.

- Que la paz mundial y el desarme mundial serán malos porque resultarán en una paz injusta.

- Que ellos son malos porque quieren imponer una moneda única en vez de un sistema de cambios y distintas monedas que favorece el parasitismo de los mediadores y cambistas.



Con lo cual están llevándoos a doblepensar que lo contrario a esos puntos es lo correcto:

-Que no hay que ser nada ecologista y que hay que seguir sobrepoblando el planeta hasta agotar todos los recursos.

- Que lo correcto es mantener un sistema de fronteras imaginarias y de seres humanos legales e ilegales con mundos diferenciados y explotación de los recursos las tres cuartas partes del globo por parte de una cuarta parte como bueno.

- Que, como el cambio climático es una patraña, podemos seguir contaminando y consumiendo a placer ya que aún queda mucho hasta que esto pete.

-Que lo bueno es que sigan existiendo armas y guerras ya que el desarme y la paz mundial no son deseables porque significan un Nuevo Orden Mundial inaceptable.

- Que es mejor que sigan existiendo cambistas y especuladores que jueguen con la riqueza y los recursos de los países a través de la especulación con sus monedas. Perpetuación de las deudas externas de los países que los aten a los intereses de otros. Que sigan existiendo además infinitos bancos centrales controlados por ellos que sigan emitiendo las distintas monedas como deuda.

¿No os dáis cuenta de qué gran habilidad demuestran las élites en el manejo de vuestras mentes y lo que es más importante, de vuestros subconscientes? Cómo os llevan a doblepensar y a cuestionaros constantemente lo que es bueno y malo para vosotros así como vuestra incapacidad para decidirlo por vosotros mismos.
Tenéis que entender la necesidad de un NWO pero uno dirigido por vosotros mismos para la defensa de vuestros intereses reales. Si no sois dueños de vuestro presente no seréis dueños de vuestro futuro. Yo estoy harto de leer quejas y protestas tanto en Internet como en el mundo real, movimientos antiglobalización sin propuestas reales de cambio, sin rumbo y lo que es peor, sin tomar verdadera responsabilidad de sus actos. Lo primero que uno debe de hacer si lo que desea es arreglar las cosas es cambiar la transferencia de poder. Negarse a jugar con los instrumentos del apicultor o siquiera, recoger miel para él. No producir miel en absoluto, quemar las tarjetas de crédito, comer el polen directamente de las flores como los abejorros, no pagar los créditos, fabricarse sus propios utensilios, emigrar al desierto. La ecuación es simple, si no estás de acuerdo con el rumbo de Europa ni el Tratado de Lisboa, rompe tus vínculos con Europa, lárgate a Túnez o a Marruecos o a cualquier otro país, incluso al desierto del Gobi en Mongolia, cómprate unos cuantos camellos y una tienda, allí seguro, te dejarán en paz. Pero basta de hipocresías y dobles pensamientos. A las cosas por su nombre. Un NUEVO ORDEN MUNDIAL es NECESARIO, pero uno que no tenga ninguna de las cadenas del viejo, tal y como ellos acabaron con el antiguo régimen, a las clases medias/altas de hoy les corresponde acabar con este régimen que empieza a ser antiguo YA.

Saturday, 14 February 2009

Martes o Viernes 13. Ni te cases ni te embarques.

Existe una ley natural que la masa se empeña en ignorar sistemati-camente y que es la base del sistema y probable-mente de todo el universo. Lee con atención porque esta frase tendría que ser, a partir de ahora, una constante en tu pensamiento si de verdad quieres conocer la verdad:

LA CASUALIDAD NO EXISTE.


Lo puedo escribir con una tipografía más grande o más llamativa pero no será más cierto. La fórmula básica para entender dicho principio se basa en sumar dos más dos y llegar a la conclusión de que siempre suman cuatro, y no seis ni uno. Lo otro, como lo definió Orwell en su novela 1984, es DOBLEPENSAR. Extraído de la wikipedia (¡ojo que ésta que hay que usarla como las bebidas alcohólicas! Con moderación):


Doblepensar significa el poder, la facultad de sostener dos opiniones contradictorias simultáneamente, dos creencias contrarias albergadas a la vez en la mente. El intelectual del Partido sabe en qué dirección han de ser alterados sus recuerdos; por tanto, sabe que está trucando la realidad; pero al mismo tiempo se satisface a sí mismo por medio del ejercicio del doblepensar en el sentido de que la realidad no queda violada. Este proceso ha de ser consciente, pues, si no, no se verificaría con la suficiente precisión, pero también tiene que ser inconsciente para que no deje un sentimiento de falsedad y, por tanto, de culpabilidad. El doblepensar está arraigado en el corazón mismo del Ingsoc, ya que el acto esencial del Partido es el empleo del engaño consciente, conservando a la vez la firmeza de propósito que caracteriza a la auténtica honradez. Decir mentiras a la vez que se cree sinceramente en ellas, olvidar todo hecho que no convenga recordar, y luego, cuando vuelva a ser necesario, sacarlo del olvido sólo por el tiempo que convenga, negar la existencia de la realidad objetiva sin dejar ni por un momento de saber que existe esa realidad que se niega... todo esto es indispensable. Incluso para usar la palabra doblepensar es preciso emplear el doblepensar. Porque para usar la palabra se admite que se están haciendo trampas con la realidad. Mediante un nuevo acto de doblepensar se borra este conocimiento; y así indefinidamente, manteniéndose la mentira siempre unos pasos delante de la verdad. En definitiva, gracias al doblepensar ha sido capaz el Partido —y seguirá siéndolo durante miles de años— de parar el curso de la Historia.



Bien, si entiendes lo que es doblepensar entonces podrás desaprender a doblepensar. Un ejemplo claro de doblepensamiento en el ideario de las masas es Israel. La masa sabe perfectamente que Israel es una potencia militar en Oriente Medio, que tiene tecnología punta, armamento avanzado, armas de destrucción masiva, arsenal nuclear, guerra de las galaxias con sistema de satélites y la hueva, y cuya población lleva a cabo un servicio militar permanente desde el nieto hasta la abuela, y que son reservistas que pueden ser convocados en cualquier momento o que estarían armados y sabrían defenderse en caso de que tuvieran que repeler una hipotética invasión. Ahora bien, todo ese pensamiento, que se encuentra en uno de los extremos, es totalmente correcto y adecuado a la realidad. Israel es una potencia armamentística incluso superior a otros países reconocidos como potencias, eso es indiscutible. ¿Cómo es posible entonces que las mismas personas que están convencidas de lo anterior puedan al mismo tiempo pensar que cuatro cipayos armados con cohetes caseros, como es el caso de Hamas, sean capaces de agredir a esa potencia militar, Israel, y saltarse todos los sistemas de defensa y alerta habidos y por haber como si tal cosa y lo que es más grave, que la única forma que Israel tenga de combatirlos sea arrasando barrios enteros y acabando con la población civil palestina a millares? Usemos la lógica: si un cohete de fabricación casera penetra con tanta facilidad en suelo israelí entonces ¿qué pasa con los pepinazos que le pueden llover desde Irán? La respuesta es sencilla, esto no es posible, es una contradicción totamente absurda. Pero la propaganda mediática ha hecho creer que ambas cosas son perfectamente compatibles y siempre gracias al mismo recurso ingenioso: la patraña de la "teoría del caos". El doblepensamiento es hartamente favorecido por ideas como la anterior así como también la alusión permanente a la complejidad de la realidad, cuando si la realidad fuera, en verdad, tan compleja, Israel ya no estaría donde está, para empezar. Pero esto no es más que algo que empezó como un ejemplo y ha terminado como una digresión.

Ahora vamos a contar una historia diferente pero que tiene que ver con lo que he estado explicando anteriormente. Es la historia de Beverly Eckert, viuda de una de las víctimas del 911 y probablemente una de las más combativas defensoras de la verdad sobre los atentados del 11 de Setiembre, y que incluso demandó al gobierno de los EEUU llegando a afirmar que su silencio no podía ser comprado. Le habían ofrecido la nada despreciable cifra de 5,000.000 $, y ese es el valor que tiene para un apicultor el silencio de una abeja obrera que ha salido constestona y lo que es más importante, su vida. Para que os hagáis una idea del tipo de persona que estamos hablando, el referente español inmediato sería Pilar Manjón. Hecha esta odiosa pero necesaria comparación, imaginaros ahora qué pasaría si Pilar Manjón apareciese muerta en su piso, sin ningún problema conocido de salud o razón aparente para tal desenlace, o como decía Vito Corleone en El Padrino, si tuviera un accidente misterioso o incluso si un rayo la partiera en dos en un paseo por la calle... La gente se volvería supersticiosa, empezaría a desconfiar y algo le empezaría a oler a podrido en todo el asunto. Despertaría viejos fantasmas, nuevas preguntas e incluso la necesidad de reabrir la investigación del 11-M. Cosas nada convenientes ninguna de ellas pues, para empezar, pondrían en evidencia a todas las personas que, habiendo llegado a una conclusión errónea, se precipitaron cerrando el caso en falso. Pero lo que es peor, revelarían la existencia de una CONSPIRACIÓN detrás del 11-M, una muy terrible y con unos intereses mucho más retorcidos e inexplicables que los de una red de tenderos de locutorio islámicos con la complicidad de unos mineros asturianos, como sacados del guión de una película de Alex de la Iglesia.
Bien, que la muerte de una persona pueda provocar toda esta concatenación de reacciones no es deseable para el sistema apícola, pero por otro lado, tampoco es factible dejar que las abejas obreras vayan por ahí denunciando a los apicultores, dando la impresión de que cualquiera que se sienta legitimado a ello también tiene esa posibilidad. El apicultor, que es negociador nato y siempre benevolente, hizo una oferta para salvar el alma de su abeja descarriada, 5,000.000 $ pero dicha abeja estaba dispuesta a plantar cara hasta el final pues estaba empezando a desaprender a doble pensar. Fijaos los motivos que expone a continuación:

Quiero saber qué es aquello que hizo funcionar tan mal nuestros servicios de inteligencia y de seguridad del Estado, que una pandilla de fanáticos religiosos fue capaz de convertir 4 aviones de pasajeros en una fuerza enemiga, atacar nuestras ciudades y matar a 3,000 de nuestros ciudadaos con una facilidad pavorosa. Quiero saber por qué dos rascacielos de 110 pisos colapsaron en menos de dos horas desde el impacto y las opciones de rescate fueron tan limitadas.

En definitiva, lo que viene a decir es: señores, no entiendo por qué me quieren untar con tanto dinero si yo lo único que digo es que ya no puedo seguir DOBLEPENSANDO por más tiempo. No puedo seguir creyendo que viva en un país que es la primera potencia mundial y que a la vez sea tan vulnerable, y facilmente puesto en jaque por una panda de cipayos salidos de unas montañas en donde no tienen ni DVDs, ya que mandan todavía los videos en VHS (de Youtube ni hablemos). Que dicha superpotencia cuente con un sistema antimisiles para parar los posibles pepinazos nucleares de Rusia, con una "guerra de las galaxias" made in Reagan incluída, y que tenga además torres de control en los areopuertos para detectar la mínima anomalía y luego resulte que el primer paleto/redneck salido de un país que ni siquiera tiene agua corriente en sus casas, sea capaz de hacer volar por los aires varias estructuras importantes para la seguridad y la economía, matando a miles de personas, y, lo que es peor, ante la pasividad de todos los mecanismos de seguridad/coerción; mecanismos que sin embargo funcionan con asombrosa sincronía y eficiencia para detectar el impago de una simple sanción de tráfico. Además me resulta inverosímil que fuera imposible acercar helicópteros de salvamento para rescatar a las personas atrapadas, bajo el absurdo pretexto del riesgo de sucumbir por el calor desatado por la explosión y posterior combustión de los aviones, cuando ni siquiera se intentó como para poder saberlo y dado que dicho calor no parecía ser un inconveniente para que las víctimas, cuyas estructuras son más frágiles que los helicópteros de salvmento, se descolgaran por la fachada de los edificios ante la desesperación. Como tampoco puedo doblepensar sin más y pretender que sea aceptable que dos torres específicamente diseñadas para soportar el impacto de aviones de más envergadura e incluso a mayores velocidades, se desplomen en dos horas de incendio y a velocidad de caída libre.
En pocas palabras, 5,000.000 de dólares no justifican el llamarme estúpida de una forma tan descarada.
Pero en el fondo, Beverly Eckert, seguía doblepensando pues creía ciegamente que podía demandar al Estado usando el propio aparato del Estado, así, sin más. Que la abeja podía demandar al apicultor usando los mecanismos de control del propio apicultor. Fue su doblepensamiento el que acabó con su vida. La élite apicultora no le ofreció 5,000.000 de dólares por su su silencio, sino por su vida. ESE ERA EL PRECIO DE SU VIDA en el mercado de las verdades y las mentiras. Pero ella no aceptó, claro, porque fue incapaz de creer que sus dudas anteriormente expuestas estuvieran tan bien fundamentadas.


BEVERLY ECKERT FALLECIÓ EL VIERNES 13 DE FEBRERO DE 2009 EN EL ACCIDENTE DE AVIÓN QUE SUFRÍO EL VUELO 3407 DE CONTINENTAL AIRLINES EN CLEARENCE CENTER BUFFALO (NY) A LA EDAD DE 57 AÑOS.

Ahora vamos a sumar dos y dos:

Sólo iban 44 pasajeros y curiosamente entre ellos dos personas tan destacadas como un activista por los derechos humanos Alison Des Forges, experta en el Genocidio de Ruanda y como ya he mencionado, Beverly Eckert quien era lider del movimiento Voces del 11 de Septiembre.



¿De verdad alguien puede pensar que es casualidad que el medio de transporte de masas considerado como el más seguro que existe, en un vuelo con un pasaje tan reducido como 44 pasajeros, fuera a acabar con la vida de dos personas tan destacadas, en el amplio sentido de la palabra, en el segundo accidente aéreo en EEUU en lo que va de año, y para colmo, esto te sonará a tontería pero no lo es, en un día Viernes 13? Si sigues creyendo que esto es fruto del azar vuelve a leer el artículo porque todavía no has desaprendido a doblepensar.

Mira de nuevo:

LA CASUALIDAD NO EXISTE.

¿Por qué el accidente tuvo lugar un viernes 13? Porque las abejas están condicionadas para pensar que es un día de mala suerte y por tanto, para echarle la culpa de todo lo que en esas fechas ocurra a la FATALIDAD y nunca a los verdaderos agentes RESPONSABLES.

"Pobrecilla Eckbert fue otra víctima de la leyenda negra de los Viernes 13" = MAL
"Pobrecilla Eckbert fue otra víctima más del complot del 11-S" = BIEN


Pero... Espera un momento, algunas fuentes apuntan que el accidente tuvo lugar todavía en un día 12, Jueves... ¿No rompe eso tu teoría del Viernes 13..? ¡NO! Pregúntate: ¿Cuándo se recibe el impacto de la noticia, el Jueves 12 o el Viernes 13? Ahí tienes la respuesta.

NADA ES CASUAL. TODO ES CAUSAL. Sólo tienes que buscar la causa.

Desde la elección de Obama llevan haciendo limpieza de testigos fuerte y descaradamente. Busca por la red la cantidad de misteriosas y funestas desapariciones de molestos testigos entre los que oyeron explosiones en las Torres o en el WTC7 antes de que estos edificios cayeran a plomo, así como de otras personas que andaban incomodando a los encubridores de la verdad con teorías de la conspiración.

Para que ocurra el proceso de SUPERCEDURE las abejas tienen que parar de doblepensar, y eso nunca podrá ocurrir mientras sigan convenciéndose de que son libres encerradas en esta colmena marca IKEA mientras que el Apicultor las tiraniza y las oprime, precisamente a cambio de tenerlas como inquilinas, comiendo la sopaboba del agua con azúcar y no las mieles de su propio esfuerzo. Empieza a pensar críticamente. Bienvenido al proceso de SUPERCIDIO.

Friday, 13 February 2009

Abejas de granja vs. abejas silvestres. El apicultor



Bien, ya hemos visto como el dinero y la miel son dos conceptos equivalentes. Las abejas utilizan la miel como moneda de intercambio común y a la vez como la base de toda su sociedad. Con la miel construyen panales, trampas, túneles, celdas, y a la vez se alimentan de ella. Mientras la abeja reina sea capaz de procurar, con su inteligencia y sus dotes organizativas, este dorado elemento, su reinado será largo y próspero. En realidad toda la magia se basa en una ley natural muy simple: ningún ser vivo muerde la mano que le da de comer. Las abejas obreras podrían matar a la reina de un certero aguijonazo. Sin embargo ni se les ocurre hacerlo pues todo su estado de bienestar se basa en las dotes organizativas de la abeja reina. De la misma forma, las clases trabajadoras en las sociedades humanas sólo son capaces de levantarse en armas contra su clase dirigente cuando les falta el plato en la mesa. Con las abejas ocurre exactamente igual. El proceso de Supercidio no tiene lugar mientras la miel fluya como maná llovido del cielo a los integrantes de la comunidad, pero si la miel faltara un día, las abejas obreras empezarían a ponerse nerviosas y a despertar de su letargo; se volverían cada vez más y más agresivas y al final acabarían destronando y matando a su reina y poniendo a otra.


Ahora bien, el proceso anteriormente descrito normalmente sólo tiene lugar con las abejas silvestres pues en las sociedades de las abejas de granja es el apicultor el que induce el supercidio o el que lo lleva el acabo directamente. Aquí el primer paralelismo que puede venir a la mente es el asesinato de Kennedy. Pero vayamos por partes. En las sociedades de abejas silvestres no existe el crédito. Tanta miel producen sus abejas tantos recursos tienen, ni uno más ni uno menos. Por tanto si la miel escasea, bien porque la reina está vieja o bien porque está enferma, la situación es de vida o muerte para la colmena. Dentro del desafío contra la naturaleza que suponen las organizaciones que buscan la seguridad y el bienestar, la organización de las abejas silvestres es aún un grado intermedio. Existe otro grado aún mayor de bienestar y seguridad y ese es, sin duda, el que disfrutan las abejas de granja. El modelo de las sociedades de abejas de granja es exactamente igual al modelo de bienestar de la sociedad occidental, donde las abejas obtienen préstamos del apicultor, que adelanta las estructuras, tales como la colmena con sus panales y los campos de flores, de forma, digamos, "altruista" y que a cambio consigue el valor de su altruismo por triplicado en cantidad de miel y derivados de esta.


La ecuación es sencilla. La abeja reina también quiere su grado de seguridad y con ella todas sus obreras. Una colmena ya construida, con hipoteca en cómodos plazos, es una tentación, sobre todo existiendo otra ley natural que es la de la tendencia al mínimo esfuerzo. La cosa viene que ni pintada, pero... Un momento, la colmena hay que pagarla tarde o temprano, ya que esta vez no la han construido con miel, ni tampoco es el fruto de su esfuerzo. Entran más leyes naturales en juego. Primera Ley de la termodinámica: no se puede crear energía de la nada. Si el apicultor ha construído la colmena esperando obtener más energía que el esfuerzo puesto en construirla es porque lo que va a obtener de las abejas compensa con creces el esfuerzo. Es un simple juego de suma cero que las abejas sólo podrían entender si la naturaleza lo hubiera programado en sus instintos o si se obrara el milagro de una evolución espontánea. El beneficio extra del apicultor, naturalmente, sale del esfuerzo extraordinario de las abejas, no de la nada. Recordemos que no se puede crear energía de la nada. Por tanto la cosa es como sigue: las abejas acceden a volverse, digamos, semi domésticas, a cambio de la seguridad de una estructura de diseño humano, algo más fría pero que no hay que construir y que además parece segura. Se acomodan en esta estructura que, en general, suele estar cerca de campos de flores adecuados al tipo de abeja con lo cual, nada mejor para las abejas que tener la oficina al lado de casa. Más comodidad. Ahora bien, el apicultor tiene que amortizar la inversión y por lo tanto tiene que estimular a las abejas para que sean más productivas. Para ello se sirve de hormonas y vitaminas industriales diseñadas exclusivamente para estos simpáticos insectos Por otro lado las abejas se alimentan de miel. Es normal que si se las sobreestimula (se las mete en una dinámica consumista para explotarlas más por seguir con los paralelismos) necesiten alimentarse mejor. Pero esto no es posible porque el apicultor necesita la miel, es su moneda de intercambio con las abejas y la única forma que las abejas tienen de pagar la hipoteca de su colmena. En suma, cada cierto tiempo le llegan a las abejas los plazos de la hipoteca que les privan de su propia comida (las abejas no llegan a fin de mes) esto, naturalmente, encabrona bastante a las abejas, pero el del banco, digo, el apicultor, es un tipo listo. El cabrón va a cobrar con escafandra y un inciensario que expele un humo que actúa como estupefaciente (chemtrails, marihuana, fluoruro de sodio, telenovelas, gran hermano, una play3 al domiciliar la nómina...) con las abejas. Así éstas reciben un refuerzo positivo justo cuando el otro va a cobrar (reciben la nómina a primeros de mes justo cuando el banco les pasa la letra de la hipoteca). Ah, y se me olvidaba, como el apicultor necesita que las abejas sigan vivitas y coleando, les sustituye "la miel que se ha cobrado" por un sucedáneo hecho a partir de agua con azucar (comida rápida/comida basura, alimentos transgénicos, carbohidratos, grasas saturadas). Esto, volviendo a los principios de la termodinámica, se convierte en una espiral. Las abejas al alimentarse peor; agua con azúcar en vez de miel, enferman más a menudo y son más propensas a los ataques de los parásitos y a contraer todo tipo de enfermedades de abeja. Entonces el apicultor que siempre es "benevolente", se dedica a ponerle todo tipo de drogas y medicamentos para que las abejas duren por lo menos el tiempo suficiente como para amortizar la colmena, (vacunas con mercurio, aparatos hechos con metales para las muelas cariadas por el exceso de azúcar y basura en la alimentación, tranquilizantes para el estress, estresantes para la pachorra de tener que ir a recolectar a las seis de la mañana con atascos al salir de la colmena, drogas de diseño, etc...).


A todo esto nos estamos dejando un par de detalles entre líneas. El primer detalle es saber si pagarán algún día las abejas la hipoteca que tienen contraída con el apicultor y la respuesta es NO rotundo. Sin hipoteca sobre la colmena, desaparecería el flujo de dinero/miel/poder hacia el apicultor y éste se tendría que dedicar a la cría del berberecho. El banquero necesita que la clase obrera esté permanentemente endeudada con lo cual el banquero no puede permitir que las abejas obreras salden sus deudas. El segundo detalle es saber si esa evolución espontánea que se ha mencionado más arriba pudiera llegar ocurrir y por tanto, que las abejas de repente intentaran escapar de la trampa del apicultor y guiadas siempre por su reina. La respuesta a esto es sí, y de hecho ocurre a menudo. No son pocas las veces que las abejas se le escapan al apicultor y tiene, precisamente por ello, que tener mucho cuidado para evitar que esto ocurra. Lo que hace el apicultor es garantizarse que todo el espacio de alrededor de la colmena esté también bajo su poder de forma que escapen a donde escapen las abejas vayan a parar (Okupar) otra propiedad de su dominio de la que las pueda deshauciar para hacerlas retornar bajo el poder de su influjo. Ni que decir tiene que a fin de que la mayoría de las especies de abejas sean domesticas, y para evitar mayores tentaciones de libertad, los apicultores exterminan sistematicamente a las abejas salvajes (tercer mundo) para evitar que drenen el polen que deberá estar totalmente reservado para sus pequeñas esclavas.


Hasta ahora nos hemos referido exclusivamente a las sociedades humanas, digo, a las abejas. Ahora vamos a analizar un detalle importante: ¿es el apicultor una abeja? Desde luego que no, es más, es posible que ni siquiera sepa volar o incluso que deteste la miel. Es algo completamente ajeno a la colmena. Se diría que es alienígena y remito de nuevo a la foto de cabecera. Para las abejas debe ser peor que un Predator, un ser sobrenatural, un cthulhu descomunal, cruel y perverso que les roba la miel. Es posible que, si llegáramos a descifrar el lenguaje ritual de las abejas, pudiéramos ver incluso páginas web en formato danzas populares circulando de aquí para allá, con la versión abejuna de Alex Jones, David Icke o Rafa Pal hablando de las élites de apicultores reptilianos que les sacan los cuartillos para enviarlos en un giro al planeta Ganímedes. No sé. Lo cierto es que, más o menos hasta el siglo XIV o XV aproximadamente, fuimos abejas salvajes y nuestras abejas reinas, mejores o peores, con sus enfermedades y sus decadencias, intentaban mantener a flote sus colmenas porque ellas habitaban dentro, junto con sus abejas obreras. Hasta ese momento la cantidad de miel que había para construir todo y para comer era la que se podía fabricar en un momento dado y ni una gota más. A partir de entonces aparecieron los prestamistas y los bancos, especulando con el dinero y plantando sus colmenas de IKEA como trampas para ratones aquí y allá. El golpe mortal definitivo a la colmena tradicional lo asestaron con las reformas religiosas y la abolición de las leyes que prohibían la usura y remataron, más tarde la jugada, acabando con el antiguo régimen, a partir de la guerra de independencia de los EEUU y posteriormente la revolución francesa y el liberalismo. Ahora la pregunta que hago:
¿Son los banqueros abejas? ¿Forma la banca parte de la colmena o sirve, más bien, a otros amos?

Thursday, 12 February 2009

La colmena humana

La sociedad que presenta más similitudes con la humana dentro del reino animal es, con bastante diferencia, la de las abejas melíferas. Un insecto gregario y constructor, que se organiza bajo un sistema de castas fuera del cual les resulta imposible sobrevivir individualmente. Existen tres castas bien diferenciadas y cada una de ellas tiene una función precisa dentro de la colmena a saber: los zánganos encargados de fecundar a la abeja reina, una vez cumplen su cometido mueren inmediatamente, las abejas obreras encargadas de fabricar los panales, recolectar la miel y como defensoras de la seguridad y el orden en la colmena, y finalmente están las abejas reinas que se encargan de la reproducción y de la organización y coordinación de toda la colmena. Normalmente sólo una o a lo sumo dos abejas reinas no vírgenes pueden cohabitar en una colmena. La abeja como tal es una de las piezas claves de todo el sistema natural en la tierra pues de ella depende la polinización de muchos tipos de cultivos.


De la misma forma el ser humano es un animal social, gregario y constructor que se organiza en castas y que facilmente se pueden asimilar éstas a las de las abejas donde las obreras son el grueso de la clase trabajadora, los zánganos son, por decirlo de alguna forma, el mundo de la farándula y el espectáculo, y finalmente las abejas reinas vírgenes la clase política, mientras que las élites en la sombra serían las abejas reinas activas.


Algún ingenuo habrá que piense que la humanidad es mucho más compleja y caótica, que sus roles no están tan predeterminados, que existen diferentes modelos políticos. Puro maquillaje para encubrir la cruda realidad; vivimos en una colmena humana y así hay que aceptarlo, y nunca ha existido ni nunca existirá otro sistema a excepción de variaciones sobre el mismo tema.
Otros pueden pensar que las élites han llegado a donde están también por casualidad, que no han sido educadas precisamente para ser élites y que ni mucho menos se han mantenido, durante su juventud, en lugares apartados y exclusivos de la colmena. Ese es el pensamiento típico de una abeja obrera, ni siquiera de un zángano. El sacrificio de la obrera no tendría ningún sentido si supiera que ha sido fríamente calculado por la naturaleza de antemano, de la misma forma, las clases medias de las sociedades humanas han sido condicionadas no ya por las élites, sino por las propias leyes de la naturaleza, para ser los esclavos que soporten las tareas más duras de la colmena en el futuro.


Tampoco faltará el que sea incapaz de entender esta precisa y más que bien intencionada generalización. Será otro pobre iluso sin posibilidad de darse cuenta de que la propia naturaleza y sus mecanismos de supervivencia están basados en la generalización y no en las excepciones.
Es fundamental que se entienda lo siguiente: las leyes naturales son más poderosas incluso que el razonamiento y la aparente libertad de decisión humanos. Pero ¿en qué consisten estas leyes naturales tan impertinentes que son más poderosas que nuestra autonomía y nuestro buen discernimiento? Bien, estas leyes no están al alcance de las abejas obreras sino para que las abejas reina puedan dirigir correctamente el enjambre y sólo ellas son capaces de entenderlas e interpretarlas adecuadamente y nadie más. Motivo por el cual, cosas que para las masas carecen completamente de sentido, para las élites tiene perfecto significado y así es como debe ser.


He visto ultimamente y con motivo de los atentados correlativos de Nueva York, Madrid y Londres, formando más que el triángulo de las Bermudas del misterio, el de las Azores, y también a medida que se agudiza la crisis, cada vez más comentarios de preocupación y teorías de la conspiración floreciendo aquí y allá, y no sin motivo. Lo cuál, para qué negarlo, es totalmente normal en la estructura de la colmena dadas las circunstancias. Se sigue manteniendo un grado alto de analogía con el mundo de las abejas. Para los que todavía no se han dado cuenta, principalmente abejas obreras, el dinero, como la miel, son artificios que sirven al desarrollo y cohesión de la colmena. Ambas especies, abejas y humanos, a título individual bien podrían granjearse sus propios alimentos para sobrevivir sin necesidad de compartirlos con otros en un pool o mercado común. De hecho existen parientes de las abejas que sobreviven sin formar sociedades y que liban directamente de las flores sin necesidad de montarse un tinglado; de la misma forma siempre han existido tribus de seres humanos individualistas y solitarias que se han servido de los mismos mecanismos para sobrevivir. No obstante la colmena tiene unos valores añadidos que no son nada despreciables, el bienestar y la seguridad; un tipo de garantías raras en el "cosmos libre".


Por eso ahora que empieza a escasear la miel dorada, usando una más que conveniente metáfora del dinero, es normal que las abejas obreras, viendo éstas peligrar su estado de bienestar, que ojo, no es una cosa tan moderna como se piensa, empiecen a ponerse nerviosas los cual nos lleva a otro proceso natural y que es el que da título a este blog pues aparte de las analogías mencionadas hasta el momento existe una adicional y muy interesante que es la solución al Nuevo Orden Mundial. Donde dicho nuevo orden no es exclusivo de las élites, como os han hecho pensar a muchos, claro que dichas élites forman parte interesada de este proceso de regeneración del orden de la colmena, pero no es potestativo de ellos sino de todas las abejas que habitan en la sociedad desde las obreras hasta las reinas pasando por los zánganos. En pocas palabras, un nuevo orden tiene que venir para bien o para mal; el resultado o la forma de dicho orden dependerá directamente de nuestras actuaciones en los años venideros. Como bien han apuntado en otros blogs, el sistema de gobierno está enfermo, ha degenerado en una patocracia. Ni que decir tiene que esto también ocurre en las colmenas. Llegado ese momento no muy lejano la naturaleza ordenará una batalla para determinar el curso que seguirán los acontecimientos futuros. A esta batalla por la sucesión de las abejas reina en inglés y en francés, y puede que en algún otro idioma, se le denomina SUPERCEDURE. Lo más parecido en castellano y a la vista de la posible etimología del término sería "Supercidio", pero esto es un palabro que me acabo de inventar aunque no obstante es curioso. Quien guste de estas cosas encontrará divertido el buscar el proceso que me llevó a semejante conclusión. Pero eso es una digresión.


Recapitulando, llegado el momento en que el gobierno se haga insostenible en la colmena, bien porque la abeja reina es ya muy vieja o bien porque está enferma, lo que ocurrirá será que las abejas obreras se volverán contra ésta, preparando a otra reina rápidamente para a continuación proceder a asesinar a la antigua. Y este es el interesante proceso que he escogido, como ya he mencionado, para bautizar mi blog y para empezar esta nueva andadura que espero pueda compartir con muchos de vosotros.


Como hemos visto, de la naturaleza llega el problema, que es la estructura esclavizante de la colmena y la enfermedad y la tiranía de la abeja reina pero de la misma forma llega la solución. Aunque no os confundais. Esta batalla no es violenta ni cruenta, sino sutil. El método que las obreras eligen para acabar con su reina se basa en elevar la temperatura en la celda donde se encuentra la reina hasta que sus constantes vitales no sean sostenibles. A partir de aquí lo que está en juego es la transferencia de poder. ¿Cómo se aplica esto en vuestro beneficio? La solución pasa por identificar en la sociedad humana a las abejas reina enfermas para cortar su transferencia de poder/miel e identificar así mismo a las abejas reina vírgenes que pueden crear un nuevo orden apropiado, para poder empezar a prepararlas suministrándoles miel/poder. De esa forma la batalla se producirá en un punto de equilibrio de sus fuerzas y el beneficio será para las obreras que habrán dado el empujón en la decisión adecuada.


A lo largo de varios posts y poco a poco iremos identificando las piezas de este ajedrez mundial, desmintiendo rumores que se han dado por buenos y creando otros nuevos. La única misión de este foro es la búsqueda de la verdad, la razón, la lógica, las leyes naturales y cuantas herramientas nos permitan dilucidar este embrollo de la forma que nos sea más satisfactoria a las abejas de la base.